Su nombre es Marcos Casado,  un joven aficionado a la pesca aloverano que  tardó 29 minutos en cubrir su cupo de diez truchas pescadas y presentarse con ellas en el puesto de control.