Después de las Navidades, la ciudad del Doncel ya siente la llama de San Vicente, su fiesta patronal en torno a la que, desde hace unos años, la ciudad reivindica sus tradiciones, también desde el punto de vista turístico.