“La obligación de las administraciones es que exista una discriminación positiva. Cuando lo hayamos logrado, estaremos curando discapacidades psíquicas y mentales, pero también sociales”.