El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, el obispo de la Diócesis de  Sigüenza – Guadalajara, Atilano Rodríguez, y el cardenal franciscano y arzobispo emérito de Sevilla, Carlos Amigo, han descubierto esta tarde la escultura que por iniciativa del Ayuntamiento se ha instalado en la Plaza de Santa María en homenaje a la Semana Santa de Guadalajara.

Antonio Román ha señalado que con dicha escultura se muestra el “respaldo del Ayuntamiento de Guadalajara a la Semana Santa, en unos tiempos en los que es objeto de críticas por parte de algunos, al igual que otras manifestaciones religiosas o tradiciones”.

Este conjunto escultórico se compone de dos cofrades, un adulto y un niño. Con su propuesta, el autor, Óscar Alvariño, ha tratado de exaltar la importancia de la Semana Santa de Guadalajara, como una solemne expresión de arte, tradición y religiosidad, que goza del afecto y del respaldo de los vecinos.

El Ayuntamiento de Guadalajara ha querido, a través de esta escultura, rendir un homenaje hacia su Semana Santa, fiesta de interés turístico regional, y a sus Cofradías y Hermandades, que la preparan con dedicación durante todo el año.

El obispo de la Diócesis ha señalado que este conjunto “representa una de las tradiciones religiosas de nuestra tierra, representada por los mayores y los niños, dado que se transmite a través de nuestros antepasados. También ha reconocido el esfuerzo, sacrificio, entrega y dedicación de los cofrades que se preparen para vivir estos días.

El acto ha precedido al pregón oficial de Semana Santa, que ha ofrecido el cardenal Carlos Amigo. A él han asistido numerosas autoridades, así como representantes de la Junta de Cofradías de Guadalajara.IMG_8047