La diputada regional del Partido Popular por la provincia de Cuenca, María Roldán, ha denunciado hoy como desde que García-Page es presidente de Castilla-La Mancha las listas de espera en el Hospital Virgen de la Luz de Cuenca “están subiendo”.

Según han explicado Roldán, si en el mes de junio de 2015 había un total de 4.771 pacientes conquenses en lista de espera, “una vez cerrado febrero observamos cómo un mes más sube, en este caso en cerca de cien personas, sobrepasando ya los 6.000 pacientes de Cuenca (6.026 en total) que están en lista de espera quirúrgica, de consultas externas y de pruebas diagnósticas”.

La parlamentaria del PP, que se ha referido a los datos oficiales de las listas de espera en Castilla-La Mancha, ha indicado como “hemos pasado de tener 1.435 personas en junio de 2015 que esperan una intervención quirúrgica a tener en la actualidad 2.030 pacientes; o como los conquenses que esperan a ir al especialista ahora es de un total 3.052 personas, cuando en junio del pasado año era de 2.628”.

Muy preocupante también a juico de la diputada del PP, es que siguen incrementado los tiempos de espera en los tramos más altos.

Cuenca, 24/11/09.-  El Hospital Virgen de la Luz de Cuenca ha registrado la tercera donación multiorgánica del año, lo que supone que el centro alcanza la mejor cifra de donaciones desde que fue autorizado en el año 1996 para la realización de extracciones. (Foto: María Jesús Serrano)
Cuenca, 24/11/09.- El Hospital Virgen de la Luz de Cuenca ha registrado la tercera donación multiorgánica del año, lo que supone que el centro alcanza la mejor cifra de donaciones desde que fue autorizado en el año 1996 para la realización de extracciones. (Foto: María Jesús Serrano)

Todos estos datos, señalaba Roldán, “vienen a demostrar que las políticas sanitarias del Gobierno de Page son nefastas y tremendamente perjudiciales para los conquenses”. Por tanto, la diputada del PP, ha exigido al bipartito PSOE-Podemos que tome medidas de manera urgente para frenar las listas de espera y el tiempo que los pacientes tienen que aguardar para ser atendidos.