El director-gerente de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha, Antonio Luengo, y el director general de Desarrollo Rural, Nicasio Peláez, se han reunido hoy en Las Pedroñeras con representantes de las comunidades de regantes de la zona de La Mancha para conocer sus necesidades en materia de agua y darles a conocer el recurso que el Gobierno regional va a presentar ante el Tribunal Supremo contra los nuevos planes hidrológicos de cuenca aprobados por el Gobierno central en el mes de enero.  Decisión que las comunidades de regantes comparten, tanto es así que algunas de ellas ya han presentado sus propios recursos a estos planes.

Luengo ha explicado que los planes de cuenca afectan a cuatro grandes ríos de la región (Tajo, Segura, Júcar y Guadiana), aunque finalmente se ha optado por presentar un recurso único que espera “sirva “para que por fin esta región pueda ponerse de pie en el sentido del agua y defender sus intereses y su futuro, cosa que en los últimos años no se ha hecho”.

El director de la Agencia del Agua regional ha insistido en que estos planes hidrológicos “están perjudicando gravemente a Castilla-La Mancha, tanto desde el punto de vista medioambiental como económico, pues el agua es el principal elemento de desarrollo”.

“Hay mucha gente que se deja la vida trabajando la tierra en esta región y a las que habría que atender pero no se hace porque estos planes hidrológicos están escamoteando el agua a Castilla-La Mancha”, ha afirmado.

Por otra parte, el director general de Desarrollo Rural, Nicasio Peláez, incidió en la necesidad de defender el agua de Castilla-La Mancha como “elemento esencial” para la preservación de una industria clave para la economía de Castilla-La Mancha, como es la agroalimentaria. En este punto, destacó que el 91% del agua de la región tiene un uso agrario.

Peláez se refirió específicamente al nuevo plan del Guadiana y a los problema que ocasiona en cuanto a la delimitación de la divisoria entre las masas de agua; y a las dotaciones de riego que se ven muy mermadas en el nuevo plan, por lo que va a dificultar el desarrollo de cultivos como la cebolla o el ajo que generan un número de puestos de trabajo muy importante en esta zona.

El director general recordó también que hay más de 1.700 expedientes de agricultores, fundamentalmente de cultivos leñosos y explotaciones prioritarias, pendientes de regularización, por lo que paralelamente a este recurso, la Junta está negociando con la Confederación Hidrográfica del Guadiana para buscar una solución.  Eso sí, Peláez ha subrayado que para esto es esencial que el Centro de Intercambio de Derechos del agua tenga la dotación económica suficiente.

A esta reunión, celebrada en el Centro de Formación de Las Pedroñeras, también han asistido el delegado de la Junta en Cuenca, Ángel Tomás Godoy, y los directores provinciales de Fomento, José Ignacio Benito; y de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Joaquín Cuadrado.Reunión regantes Pedroñeras