La RACAL advierte de algunas actuaciones privadas negativas en el Casco Antiguo de CuencaLa Real Academia Conquense de Artes y Letras, en su reunión ordinaria del día 12 de abril de 2018, ha conocido con preocupación que en el ámbito del recinto histórico de Cuenca se ha realizado alguna actuación de carácter privado de evidentes efectos negativos en el conjunto de ese espacio, declarado Patrimonio de la Humanidad.

De manera especial queremos llamar la atención sobre lo sucedido en la fachada del inmueble número 58 de la calle de San Pedro, dedicado a actividades hoteleras, en el que se ha producido la sustitución de una de sus rejas dieciochescas por otra moderna de características bien distintas. El cambio no ha supuesto sólo la supresión aleatoria de un elemento sustancial en el aspecto exterior del edificio, sino que ha alterado gravemente la ordenación regular de la fachada, formada en su planta baja por una gran puerta adintelada a cuyos lados se situaban dos rejas de forja, iguales y de considerable tamaño. Al sustituir una de ellas se ha roto bruscamente el equilibrio armónico que el conjunto ofrecía hasta estos momentos.

La actuación que señalamos se ha realizado, a plena luz del día y a la vista de todo el mundo, sin la imprescindible obtención de la obligada licencia municipal de obra y sin que la Comisión Provincial del Patrimonio haya emitido el preceptivo informe. Tampoco parece que haya intervenido la policía municipal, entre cuyas competencias figura requerir la presentación de la mencionada licencia de obra. La sustitución de la reja no ha sido advertida tampoco por los servicios de Disciplina Urbanística del Ayuntamiento de Cuenca ni por la ya citada Comisión Provincial del Patrimonio, dependiente de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha. Todo ello nos parece de especial gravedad por cuanto pone de manifiesto un notorio abandono en cuanto concierne a la vigilancia y preservación del casco histórico de la ciudad.

Ante la trascendencia de este hecho, la Real Academia Conquense de Arte y Letras pide una inmediata intervención del Ayuntamiento de Cuenca para que se lleve a cabo la reposición en su lugar de la reja sustituida, devolviendo así al edificio su autenticidad histórica.

Pero, además, considerando que la conservación del patrimonio arquitectónico de Cuenca es una cuestión de suma importancia que afecta al conjunto de instituciones y organismos, así como a la ciudadanía en general, la Real Academia desea pedir la colaboración de todos, por lo que se dirige:

– Al Ayuntamiento de Cuenca, en primer lugar, para que actúe con total diligencia, a través de los correspondientes servicios municipales, en la vigilancia y control de cuantas actuaciones se lleven a cabo en el casco histórico.

– A la Comisión Provincial del Patrimonio para que igualmente aplique mecanismos eficaces que puedan detectar con inmediatez actuaciones censurables en el ámbito de su competencia antes de que se lleguen a consumar.

– A los colegios profesionales de Arquitectos y de Arquitectos Técnicos para que adviertan a sus clientes de la posible comisión de actuaciones irregulares y no participen en su ejecución.

– A la Asociación Provincial de Hostelería y Turismo, cuyos miembros son los principales beneficiarios del atractivo que el casco antiguo ejerce sobre la propia ciudadanía conquense y sobre sus visitantes, para que apliquen en todo momento la normativa vigente, evitando deterioros que, a la larga, van en detrimento de los reconocidos valores del recinto histórico.

– A la Asociación de Vecinos del Casco Antiguo, cuya observación inmediata de lo que sucede puede servir para advertir posibles actuaciones irregulares o ilegales, instando la intervención correctora de la autoridad municipal.

– Y, en definitiva, al pueblo entero de Cuenca, depositario colectivo del patrimonio contenido en el casco antiguo de la ciudad y responsable, a fin de cuentas, junto a las autoridades, de que se mantenga en vigor la declaración de Patrimonio de la Humanidad.