A continuación transcribimos de manera íntegra, debido a su importancia, un comunicado remitido por el Ayuntamiento de Brihuega sobre la Real Fábrica de Paños.

El Ayuntamiento de Brihuega aclara que la Real Fábrica de Paños no se cederá en propiedad a la Junta

Queremos aclarar fundamentalmente tres cosas:

  • En ningún momento piensa cederse la propiedad de la Real Fábrica de Paños a la Junta. Se plantea una cesión de uso para 25 años, la propiedad seguirá siendo del Ayuntamiento y, por tanto, de todos los vecinos del Municipio de Brihuega.
  • En el Pleno se votó el compromiso de cesión de uso, no la propia cesión o las condiciones que la misma contemple. Por tanto, no tiene ningún sentido más allá de la agitación política generar alarma con los términos ficticios de una cesión que no se ha producido aún. Cualquier información al respecto es difamación y fábula política. Cuando llegue el momento, se estudiarán las condiciones de la cesión.
  • Esta cesión es imprescindible y muy beneficiosa, la Junta va a invertir cuatro millones de euros en un proyecto que generará puestos de trabajo directos e indirectos en Brihuega (entre 35 y 40 puestos de trabajo). La Hospedería de la Real Fábrica de Paños será un motor económico, supondrá la recuperación de un edificio histórico y su puesta en valor y la cesión no será a coste cero, como indica el PP de Brihuega, sino que a cambio se consigue la inversión de cuatro millones de euros y sinergia económica y social para Brihuega.

Así mismo, quisiéramos aclarar que el problema de plazos aducido en torno al proyecto de reforma incluido dentro del 1,5 % cultural no existe tampoco. En caso de que estas actuaciones se dilataran en el tiempo, retrasando el proyecto, segregaríamos el edificio cediendo la parte del edifico no sujeta a la intervención del 1,5% cultural para que la Junta pudiera iniciar el expediente de adjudicación de las obras.

Seguimos sin comprender la actitud del Partido Popular, al que no quisiéramos recordar el estado de ruina en el que, después de veinte años de abandono, nos encontramos el edificio de la Real Fábrica de Paños y sus Jardines, así como otros edificios históricos y también catalogados como BIC, como es el caso de la Iglesia de San Simón. Dos décadas marcadas por la falta de actuaciones y por la inoperancia.

Por el contrario, en apenas tres años, hemos conseguido recuperar la propiedad de la Real Fábrica de Paños y sus Jardines para todos los vecinos, a pesar de que el Partido Popular votara en contra de la adquisición (cabe recordar a los concejales del PP de Brihuega que para poder solicitar la subvención del 1,5% cultural, el Ayuntamiento tenía que tener la propiedad; por lo que votando “no” a la compra, votaron “no” a la posibilidad de solicitar dicha subvención), hemos logrado doscientos mil euros de FADETA para la recuperación de las cubiertas, una obra cuyo montante rondará los 900.000 euros; hemos conseguido financiación del Ministerio de Fomento, 380.000 euros para un proyecto de 560.000 euros que servirán para la recuperación de los accesos a la “Rotonda”, patio interior y planta sótano (esta intervención hará visitable de manera definitiva el edificio de la “Rotonda”) y además hemos conseguido el compromiso de la Junta, que convertirá a la Real Fábrica en enseña del proyecto de Hospederías Regional.

Todo ello es fruto de la voluntad política, amor por Brihuega y trabajo, mucho trabajo y esfuerzo. El PP de Brihuega no puede pretender anular una gestión brillante, reconocida a nivel regional y nacional; es un clamor que Brihuega está experimentando un desarrollo socioeconómico basado en el turismo, la recuperación de su patrimonio y el cultivo de la lavanda. Por ello, pedimos al PP de Brihuega que sepa estar a la altura de las circunstancias y del momento histórico que supone dicha gestión, en vez de estar jugando a la política con un tema de peso y de vital importancia para todos.

Así pues, rogamos al Partido Popular de Brihuega que dejé de poner impedimentos al proyecto de Hospedería para Real Fábrica de Paños de Brihuega porque tiempo han tenido en veinte años para, al menos, haber sostenido el deterioro de este edificio de arquitectura única.