El servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Guadalajara ha participado en un curso de actualización de recogida de sangre de cordón umbilical, una iniciativa que se enmarca en su apuesta por potenciar un tipo de donación que, como subraya la jefa de dicho servicio, María Jesús Cancelo, “salva vidas”.

Desde este servicio se ofrece a las parejas que esperan un hijo la posibilidad de recoger la sangre de cordón en el momento del parto para poder donarla al Banco Público de Sangre de Cordón Umbilical de Málaga, al que desde 2009 se remiten las muestras procedentes de los hospitales públicos de la región.

El Hospital de Guadalajara anima a las embarazadas a donar la sangre de cordón umbilical
 No entraña riesgos para la madre ni para el bebé y sin embargo puede salvar la vida de niños y adultos con enfermedades de la sangre. En su apuesta por potenciar esta donación, profesionales del servicio de Ginecología y Obstetricia participaban en un curso de actualización de recogida de sangre de cordón.

Para ello es necesario el consentimiento informado y por escrito por parte de la madre. Además, se requiere el cumplimiento de una serie de requisitos por parte del centro sanitario para la recogida, procesamiento y envío de las muestras al Banco de referencia.

“La donación de sangre de cordón umbilical puede salvar vidas y requiere de un proceso relativamente sencillo”, explica la doctora Cancelo. Esta sangre contiene células madre capaces de producir células sanas y podría curar a pacientes con enfermedades de la sangre mediante la práctica de un trasplante hematopoyético.

Otra ventaja, añade, es que puede emplearse con éxito aunque donante y receptor no sean plenamente compatibles, lo que permite que aumente el número de pacientes que pueden beneficiarse de un trasplante de este tipo.

La sangre de cordón umbilical se recoge tras el nacimiento del niño, realizando una simple punción del cordón umbilical cuando la placenta está aún en el útero. Esta sangre se lleva a bancos públicos, donde permanece congelada y disponible para ser utilizada de manera inmediata.

María Jesús Cancelo insiste en que “muchas embarazadas podrían donar la sangre de cordón”, salvo casos excepcionales. Para la donación, la madre debe ser mayor de edad, no estar incapacitada jurídicamente, tener un embarazo controlado y que no exista patología genética o enfermedad en la madre ni en el bebé. La sangre donada, además, es analizada exhaustivamente en el Banco para garantizar su idoneidad para ser trasplantada en caso necesario.

Por este motivo, la doctora Cancelo anima a todas las mujeres embarazadas “para que consideren la opción de la donación de sangre de cordón a un centro público, un gesto que no entraña riesgo alguno para la madre ni para el bebé y que sin embargo puede salvar la vida de personas con enfermedades de la sangre, en muchos casos niños”. Para ello, añade, pueden informarse sobre todos los detalles de la donación a través de su matrona y su tocólogo.