LasDosPlantillasFinalistasEspectacular ambiente deportivo el que vivió ayer Trillo en la que fue la primera de las dos jornadas de la IV Trillo Cup. Fueron veinte los equipos que la disputaron, en categoría alevín (jugadores nacidos en 2004 y 2005). Entre ellos estaban algunas de las mejores canteras de España, deparando a la afición “un fútbol de muchos quilates, que ha venido acompañado de una deportividad exquisita”, subrayaba la concejala de Deportes de Trillo, Marta Pérez.

Con una organización perfecta, que corría a cargo de la empresa Soccer Tec, con la colaboración de voluntarios trillanos, la brillantez del juego de los chavales despejó los chubascos que se cernían sobre el Tajo por la mañana, dejando paso a un magnífico día de deporte, que alguna nube aislada, demasiado pertinaz, no fue capaz de oscurecer. Fueron 250 niños los que compitieron en el campeonato alevín, y cerca de mil quinientas personas las que pasaron por las instalaciones de El Robledal para presenciar los 47 partidos que se disputaron. La afición no salía de su asombro ante los regates, quiebros, ruletas, disparos, remates de cabeza y, en general, ante la excepcional calidad de los jugadores, de manera que los ojeadores, que los había, se llevaron sus libretas llenas de nombres, como el del Pau, portero de La Salle, de Mallorca, o el de Palacios, el número 7 del Numancia soriano.

Para la hostelería comarcal, el impacto económico de la Trillo Cup está siendo notable. Los alojamientos rurales de Trillo y su entorno están llenos, “para ellos es un plus, una Semana Santa anticipada”, valoraba ayer la concejala. Desde el punto de vista deportivo, “la Trillo Cup supone un esfuerzo que el Ayuntamiento de Trillo emprende con mucha ilusión para que los chavales del pueblo, de la comarca, de Guadalajara, puedan competir con las mejores canteras de España y aprender de ellas”, valoraba por su parte la alcaldesa de Trillo, Lorena Alvarez.

Dos de los equipos que compitieron fueron el CD Trillo y el Cifontino. Para el entrenador trillano, Antonio Sancho, la Trillo Cup es “emocionante”. “Llevo toda la vida trabajando con las categorías inferiores del CD Trillo. Haber vivido la evolución de  entrenar y jugar  con los chicos en campos de tierra, y hacerlo hoy, aquí en El Robledal, en estas instalaciones, con canteras de primera división, me hace sentirme orgulloso, de mis chavales y de mi pueblo”. El míster destacaba la ilusión con la cantera trillana espera el torneo, y también la nobleza de unos jugadores “que lo dan todo, con una educación y disciplina ejemplares”, añadía el míster, para terminar reconociendo que  “yo también llevo un mes pensando en esto”.

Por su parte, Félix Pasamón, entrenador del CD Cifuentes, destacaba que “para nosotros es un sueño jugar este torneo y competir contra equipos, como el Zaragoza o el Getafe, que nos han tocado en suerte”. El míster cifontino destacaba que más que la competición, para los chavales es importante la experiencia, “la ilusión de jugar contra los mejores está por encima de todo”, además de observar “cómo juegan, los sistemas que tienen  y la calidad de estos futbolistas, que lo hacen casi tan bien como sus mayores”.

El alcalde de Cifuentes, José Luis Tenorio, se acercó a presenciar el torneo. “La Trillo Cup es una jornada deportiva importante para nuestra comarca. El esfuerzo que hace el Ayuntamiento de Trillo tiene repercusión no sólo en el entorno cercano, también en la provincia”, valoraba.  Según Tenorio, para los chavales, “jugar hoy en Trillo es como hacerlo en la Copa de Europa, por lo que es  importante que torneos como éste transmitan el espíritu del deporte”. Sobre el juego, afirmó que “he podido ver jugadores con un toque de balón especial, que además son capaces de jugar en equipo, por lo que es más que posible que estemos ante algunos de los integrantes de nuestra selección en el futuro”, terminaba.

Fase final

Los cuartos de final los disputaron Atlético de Madrid y Sporting Hortaleza (Madrid) (1-1 y pasa el Atlético por penaltis);  Numancia (Soria) y Getafe (0-2); Villareal y Deportivo Guadalajara (1-0), y La Salle (Mallorca) y Quiniral (Avilés-Asturias) (0-2).

El equipo regional que más lejos ha llegado ha sido el Deportivo Guadalajara. “Para nosotros, competir contra las canteras de todos estos equipos, que en realidad son escuelas de alto rendimiento, compararnos con ellas para darnos cuenta que nuestro trabajo es semejante y que podemos competir con ellos, ha supuesto una experiencia que nos refuerza como entidad”, valoraba Héctor Sánchez, uno de los entrenadores del Depor. “La organización ha sido muy buena, y más aun teniendo en cuenta el día lluvioso que ha hecho, que lo ha complicado todo. Los chicos han estado encantados. Para ellos ha sido  un premio jugar los cuartos de final contra el Villareal. Lo hemos tenido ahí, prácticamente hasta el final, pero no ha podido ser”, añadía Sergio Pérez, otro de los entrenadores capitalinos. 

Las semifinales las jugaron el Villareal contra el Getafe, y el Atlético de Madrid frente al Quiniral. En la primera, los treinta minutos de tiempo reglamentario acabaron en empate a un gol. Decidieron los penaltis, y pasó el Getafe. Vicent Benlloch, entrenador del alevín del Villareal explicaba que “el partido empezó muy bien para nuestros intereses, dominábamos, generábamos ocasiones, y marcamos el primer tanto, pero luego, en un error en la salida de balón, nos disparan y nos hacen gol, el partido se abre, y, aunque a última hora tenemos una ocasión doble muy clara, no entra”, resumía el míster anoche. Pese a que el Villareal fue eliminado en la tanta de penaltis, “creo que el equipo ha hecho un gran fase de grupos, ganando los cuatro partidos, sin encajar ningún gol, por lo que nos vamos contentos con el torneo y con la organización y el trato recibido”.

 Por su parte, Antonio González, entrenador del Getafe,  a la postre campeón del torneo, se expresaba en parecidos términos. “Se ha podido ver a dos grandes canteras. Al final, solo puede pasar uno y hemos sido nosotros en la lotería de los penaltis”.

Quiniral, dio la gran sorpresa, llegando hasta la final después de endosarle un contundente 6-0 al Atlético de Madrid. “Hemos tenido un poco de suerte, materializando todas las ocasiones que hemos tenido al principio, y eso nos ha hecho crecernos hasta lograr un resultado amplio. Creíamos que se nos iba a complicar más el partido, porque venimos con una convocatoria justa”, opinaba Jairo Arias, el míster asturiano. Miguel Angel Vises, entrenador del Atlético de Madrid B, afirmaba que la semifinal empañaba la buena trayectoria que llevábamos en el torneo. “Hemos tenido dos acciones para ponernos por delante y no lo hemos hecho. Después llegaba su primer gol, en posible fuera de juego, y luego nosotros mismos nos hemos ido del torneo encajando tres tantos consecutivos”, terminaba.

La gran final la disputaron Quiniral y Getafe. Fue un partidazo de ida y vuelta. Comenzó adelantándose el Getafe. El primer gol llegaba en una jugada por banda derecha que acabó en centro y testarazo inapelable a la red. Parecía que, con la convocatoria corta de los asturianos, el partido se iba a decantar rápidamente para los madrileños. No fue así. La fe de los asturianos les volvió a meter el partido unos segundos antes de la media parte con el 2-1. Nada más empezar la segunda mitad, Quiniral envió un cabezazo al travesaño. En un partido de constantes idas y venidas, la tuvo de nuevo el Getafe, en un balón que salió lamiendo el palo izquierdo de la portería, pero empató Quiniral en un lanzamiento de falta.  En un final de infarto, el Getafe disparó a la cruceta, y justo antes  del pitido final, la falló Quique, el chaval asturiano que pudo sentenciar la final justo antes del pitido final. La lotería de los penaltis, volvió a favorecer al Getafe. En la entregar de trofeos, el mejor portero fue Marco Suárez, de Quiniral, y el mejor jugador, Francisco Gómez,  el número seis de Getafe.

“Ha sido una final con una parte para cada equipo, en la que en la primera mitad acusamos más el cansancio que en la segunda. Quisimos hacer transiciones rápidas, en vez de ejecutar ataques más elaborados. En la segunda fuimos más cerebrales, y conseguimos empatar. Llevamos muchos años juntos, somos un equipo y creemos en lo que hacemos”, terminaba Arias.

Por su parte, Antonio González, el entrenador vencedor, coincidía en el análisis futbolístico. “Hemos empezado bien, controlando el partido, pero el 2-1 al final de la primera mitad les ha dado alas. La segunda parte ha estado muy abierta, disputada. Quiniral es un gran equipo, al que nos ha costado mucho derrotar. Al final el empate, y de nuevo la lotería de los penaltis, en la que, como siempre, ha podido ganar cualquiera. De todas maneras, me voy de Trillo orgulloso de mis jugadores, como futbolistas y como personas. Han ganado un torneo bien organizado”.  

Junto a los organizadores, entregaron los trofeos los concejales Marta Pérez, José María Batanero, y la alcaldesa de Trillo, Lorena Alvarez.