El COITAC reivindica el papel de las profesiones ambientales en Castilla la Mancha
Carlos Gilarranz, presidente del COITAC.

El COITAC quiere poner en valor la profesionalidad de todos los que, en definitiva, son agentes del medio rural y natural y los profesionales cualificados para atender sus necesidades. Y en este sentido, prefiere no distinguir entre ellos, más allá de la titulación propiamente dicha, porque considera que son las competencias de los profesionales y sus aptitudes particulares las que después se aplican a cada reto laboral concreto.

Un tronco común de conocimiento científico

Todos contribuyen a garantizar el futuro y la sostenibilidad del conjunto del medio rural y natural. En cualquier caso, todas las profesiones relacionadas con el medio natural cuentan con una base común de conocimiento científico que las capacita para responder a los requerimientos que la ciudadanía demanda a la administración; son las que comúnmente se conocen como ingenierías verdes.

No es corporativismo ni intrusismo

El presidente del COITAC, Carlos Gilarranz, expresa su opinión: “Este tipo de ofertas están supeditadas a las necesidades periódicas de profesionales en función de las carencias en las plantillas de cada administración. Hablar de intrusismo es poco acertado en el caso de la oferta pública sectorial en Castilla-La Mancha, puesto que los ingenieros técnicos agrícolas cuentan con la formación necesaria para abordar las necesidades sectoriales. La Mesa Sectorial de Personal Funcionario y la Comisión Negociadora del VIII Convenio Colectivo del Personal Laboral convocada por la Junta no se encuentra dirigida solo por ingenieros técnicos agrícolas”.

Con respecto al número de plazas ofertadas para el cuerpo de ingenieros técnicos agrícolas, cabe indicar que el sector agroalimentario es la primera actividad económica de Castilla-La Mancha, siendo el 14% del PIB de la Comunidad. Además, las ayudas desacopladas de la Política Agraria Común (PAC) de la campaña 2017 han supuesto 523 millones de euros, un incremento del 14% respecto al año anterior lo que requiere de un incremento de técnicos que gestionen las ayudas entre los más de 100.000 agricultores cuya cuenta de resultados depende de una agilidad en su tramitación.

El COITAC coincide con el colegio de ingenieros forestales en la necesidad de ampliar el número de plazas ofertadas por el Gobierno de Castilla-La Mancha para potenciar las distintas actividades que implican al medio natural como fuente de empleo en la región y, a la vez, que esto se haga con la tutela de los profesionales del sector que son los garantes de un futuro más sostenible.