Castilla-La Mancha reivindica que los retos demográficos sean incluidos en el nuevo modelo de financiación autonómica
§ La directora general de Relaciones Institucionales y Asuntos Europeos, Virginia Marco, ha subrayado que en la gestión del sistema de financiación que está por venir tiene que considerarse, no solo el número de habitantes, sino dónde vive la gente y dónde se prestan los servicios públicos.

La directora general de Relaciones Institucionales y Asuntos Europeos, Virginia Marco, ha reivindicado que los retos demográficos sean incluidos en el nuevo modelo de financiación autonómica así como en los presupuestos de la Unión Europea.

Marco, que ha asistido en Logroño a la conferencia ‘Europa y el cambio demográfico: un enfoque integrador, sostenible y colectivo’, organizada por la Comisión de Política Social, Educación, Empleo, Investigación y Cultura del Comité de las Regiones, se ha sumado de esta forma a la petición de otras comunidades autónomas como Aragón, La Rioja o Galicia, pertenecientes al Foro de Regiones con Desafíos Demográficos (FREDD) del que Castilla-La Mancha también forma parte.

La directora general de Relaciones Institucionales y Asuntos Europeos ha pedido al Gobierno de España que “aborde el debate sobre el futuro del Sistema de Financiación Autonómica para que todos los ciudadanos tengan derecho a acceder a los servicios públicos con independencia de donde vivan”.

En este sentido, ha subrayado que en la gestión del sistema de financiación que está por venir tiene que considerarse, no solo el número de habitantes, sino dónde vive la gente y dónde se prestan los servicios públicos.

Asimismo, ha solicitado a la Comisión Europea que haga lo mismo en los presupuestos de la Unión Europea (UE) para el período 2021-2027 para que se tenga en cuenta esta realidad e incluya los fondos necesarios para que se puedan prestar los servicios básicos a los ciudadanos.

Para finalizar, Virginia Marco ha recordado que Castilla-La Mancha ha puesto en marcha la Inversión Territorial Integrada para revertir la tendencia de despoblamiento con medidas de discriminación positiva que favorezcan, entre otras cuestiones, la instalación de empresas y la generación de puestos de trabajo en las zonas despobladas.