Monumento al Conde de Romanones recientemente restaurado; escultura
Monumento al Conde de Romanones recientemente restaurado

Durante todo el mes de julio, Álvaro de Figueroa y Torres, cuarto hijo de los marqueses de Villamejor, político español de dilatada carrera, conocido popularmente por el título nobiliario de conde de Romanones, centrará el detalle monumental del mes.

Las personas que visiten en julio el céntrico palacio de la Cotilla,  una de las propiedades que la   familia del conde de Romanones tenía en Guadalajara, podrán conocer detalles de la vida de esta importante figura de la política española de finales del siglo XIX y principios del XX.

Fue diputado por Guadalajara y ostentó, entre otros cargos políticos, los de presidente del Senado, presidente del Congreso de Diputados, varias veces ministro y presidente del Consejo de Ministros.

Como ministro de Instrucción Pública y Bellas Artes incorporó a los presupuestos del Estado el sueldo de los maestros. En agradecimiento a esta iniciativa, el colectivo del Magisterio Español erigió en nuestra ciudad un conjunto escultórico que hoy puede admirarse en la céntrica plaza de Santo Domingo. La escultura, obra de Miguel Blay y Fábregas, fue inaugurada el 6 de octubre de 1913 en su antiguo emplazamiento de la Plaza de los Caídos de la Guerra Civil.

Palacio de La Cotilla
Palacio de La Cotilla

El monumental conjunto fue objeto de una minuciosa restauración llevada a cabo por el Ayuntamiento de Guadalajara en 2013.