El próximo día de Viernes Santo, 25 de marzo, la Pasión Trillana va a cumplir 22 años –23 ediciones- y, si bien lleva siendo la propuesta estrella de Semana Santa ribereña más de dos décadas, no es la única. Son muchas las cosas que se pueden hacer en Trillo estas vacaciones.

Una de las más interesantes llega este de semana con la celebración de la IV Edición de la Trillo Cup, primera que adquiere dimensión internacional con la presencia del equipo portugués del Benfica, que se une a las de los tres grandes del fútbol español (Barcelona, Real Madrid y Atlético de Madrid) y a otros 36 equipos venidos de toda España. El torneo se juega en la modalidad de fútbol 7 y en las categorías alevín y Benjamín. Trillo espera la llegada de más de 2.000 personas para presenciar el fútbol que desarrollan las mejores canteras de España, con las que van a competir hasta 10 equipos de Castilla-La Mancha.

El Domingo de Ramos tradicionalmente se recuerda en Trillo la llegada de Jesús a Jerusalén a lomos de un borriquillo con los apóstoles ataviados con sus trajes y con las palmas en sus manos.

La afición taurina también va a tener su sitio en la Semana Santa trillana. La peña ‘Vacas por el Tajo’  tiene por costumbre organizar tertulias taurinas en la Casa de la Cultura, en las que se invita a participar a la afición local. En esta ocasión, y aprovechando la afluencia de público en el periodo vacacional, el jueves 24 de marzo, a las 19.00 horas, está programada una conferencia en la que van a intervenir los matadores Morenito de Maracay y Curro de la Casa, y la recortadora guadalajareña Irene Morales.

Escena de la Pasión Trillana.
Escena de la Pasión Trillana el Viernes Santo.

El Viernes Santo será el día en el que la Pasión Trillana llegue a su 23ª representación. Se espera que un millar de personas presencien la representación de los juicios contra Jesús y el Vía Crucis, que implica en torno a 45 personas.

La Semana Santa siempre tuvo un significado especial entre el pueblo por la devoción, fervor y recogimiento con el que se ha vivido Quizá por ello germinó en el año 1994, la inquietud de un grupo de vecinos, fertilizada por el abono sabio de Santiago Jiménez, Don Santiago, como le conoce todo el mundo, párroco local y autor de los textos del Vía Crucis, tomando como referencia el texto evangélico.

Poco a poco, la semilla se convirtió en fruto gracias a la colaboración de todos, según cuenta Juan Alberto Moreno, ‘Poncio Pilatos’. Los trillanos comenzaron a ensayar con los textos de la última cena elaborados por Miguel Ángel y Eloy, miembros de la Peña ‘El Royo’. Compraron telas con las que las hicieron artesanalmente los vestidos que todavía hoy lucen. “Las sandalias nos las arregló el zapatero de Trillo”, detalla agradecido Juan Alberto.

“Comenzamos preparando con toda ilusión la Santa Cena, que ayudada por el entorno de la Iglesia donde se representó y acompañada por la música, fue un gran éxito. Empujados por este éxito, al año siguiente decidimos solemnizar la fiesta de Domingo de Ramos”, explica Don Santiago. Desde entonces se bendicen las palmas y los ramos en la ermita de San Roque. Allí salen los fieles en procesión con dirección a la Iglesia para participar en la Misa, en la que los que hacen de apóstoles se colocan en torno al altar, leyendo cada uno una parte de la pasión Los primeros años, Ernesto Lorenzo, que hace de Jesús, montaba en una burra  prestada por Eugenio de Morillejo, una tradición que se recuperó el año pasado y que se va a manteneren 2016.

Igualmente, el buen sabor de boca que dejó el segundo año y la solemnidad del Domingo de Ramos hizo que los trillanos se atrevieran a dar un paso más y a preparar la representación de los juicios contra Jesús, terminado el siguiente año con el Vía Crucis.

Terminado el Vía Crucis, los fieles toman el Santo Sepulcro, que espera en la ermita de San Roque y lo traslada a la iglesia parroquial, para celebrar por la noche la procesión del Santo Entierro, en la que se llevan las imágenes a su respectivas ermitas, el Nazareno y Santo Sepulcro a la ermita de San Juan y la Soledad a la ermita de la Soledad.

Degustación popular

Este año el Ayuntamiento, en su pretensión de reivindicar las tradiciones trillanas, ha programado una degustación popular de ‘zurracapote’, la sangría trillana de la Semana Santa, y también de los dulces típicos de estas fechas en la localidad y sus pedanías, como son las ‘torrijas’, hechas al estilo trillano, las ‘viejas’ de Azañón o las ‘rosquillas’ de La Puerta, sin olvidar el ‘churú’ de Morillejo.

El sábado 26 de marzo, en la Casa de la Cultura, Trillo tendrá lugar el concierto de Manu Tenorio.

Procesión del Encuentro

El domingo Trillo vivirá otro de sus momentos religiosos más emotivos con la Procesión del Encuentro, otro de los momentos religiosos más emotivos de la Semana Santa trillana.

En el capítulo deportivo, y organizado por el Club de Pádel de Trillo, se va a celebrar el Campeonato de Pádel de Semana Santa que, teniendo en cuenta la creciente afición que hay a este deporte en la localidad ribereña, volverá a registrar cifras récord de participantes