Ofrecer a los voluntarios de las agrupaciones de Protección Civil de Castilla-La Mancha las herramientas necesarias para afrontar con éxito la búsqueda de personas en grandes extensiones de terreno es el objetivo del curso que, durante estos días, se ha desarrollado en la Escuela de Protección Ciudadana, organismo dependiente de la Consejería de Hacienda y Administraciones Públicas.

Voluntarios de Protección Civil aprenden técnicas y procedimientos para afrontar la búsqueda de personas en grandes áreas
§ En esta actividad formativa han participado 27 voluntarios de Protección Civil, procedentes de agrupaciones de las provincias de Toledo, Albacete, Ciudad Real y Guadalajara.

En total, han sido 27 voluntarios los que han realizado esta formación, en la que, de manera teórica, han conocido la preparación de un dispositivo de búsqueda. Así, se les ha enseñado a estudiar el área acotada donde se realizará la exploración, los aspectos geográficos y topográficos a tener en cuenta, además de la situación meteorológica. También se les ha instruido en la recopilación de información sobre la persona desaparecida, un aspecto muy importante que puede dar claves de dónde buscar.

Dentro de la preparación del mecanismo de búsqueda, los voluntarios han podido igualmente conocer qué parámetros forman parte de la planificación inicial, entre los que cabe destacar, elaborar una cronología de la desaparición, los cálculos para el planteamiento del dispositivo de búsqueda, la sectorización de la zona donde se llevará a cabo la actividad y el tiempo que se asignará.

En este curso, en el que han participado voluntarios procedentes de agrupaciones de las provincias de Toledo, Guadalajara, Albacete y Ciudad Real, estuvo presente también el director general de Protección Ciudadana, Emilio Puig, quien ha destacado la importancia de conocer los mecanismos de búsqueda de personas perdidas o desaparecidas, sobre todo en una Comunidad Autónoma en la que en determinadas zonas se da una baja densidad demográfica y un envejecimiento de la población.

El aprendizaje de este tipo de prácticas por parte de los voluntarios de las agrupaciones es conveniente dado que son ellos, en colaboración con otros profesionales de intervención, los que forman los dispositivos de búsqueda en zonas amplias o de difícil acceso, ya que con frecuencia son los más cercanos al lugar del suceso y, por consiguiente, los que mejor pueden conocer dichos entornos.

Además, los alumnos de este curso han realizado también una jornada de prácticas en la que han aplicado todo lo aprendido a nivel teórico. Esta jornada transcurrió en la localidad toledana de Argés, en la zona del arroyo del Guajaraz, donde existe bastante vegetación que dificulta el desarrollo de una búsqueda.

Entre el personal docente se ha contado con personal experto en orientación, personal de la Escuela Española de Salvamento y Detección con Perros, así como miembros de la Guardia Civil.