Vídeo

 

Es Viernes Santo, y la procesión de los Cristos que había salido desde las iglesias de San Esteban, Concepcionistas y de El Salvador ha llegado ya, prácticamente, a la Plaza Mayor de Cuenca. Falta el paso que cierra el desfile: la Virgen de las Angustias y, detrás, la Banda de Cornetas, Tambores y gaitas de la Guardia Civil de Cuenca con uniforme de gala.

La Banda de Cornetas y Tambores de la Guardia Civil

Esa misma semana, estando ya en el cuartel de Cuenca, el sargento de información, José Algaba, me dice: “José, aquí hay una Banda de Cornetas y Tambores  y mañana hay ensayo”.

Yo hace tiempo que no toco, le digo.

“Yo tampoco, pero como soy el jefe, mañana te quiero ver allí”.

La Banda, como tal, se había creado en el año 1962 coincidiendo con la llegada del primer Jefe de la Comandancia, Rafael Conesa. Como recordaba mis toques, el sargento me dio un sobresaliente. Lo que me fallaba era la embocadura porque al cuarto de hora de tocar, ya no podía hacerla sonar. Ni más más ni más menos. Y así hasta que llegó la orden de la Dirección General diciendo que se anulaba. Que solo quedaban bandas así en donde hubiese banda de música así que, en 1985 desapareció con el consiguiente disgusto de todos. Yo he estado quince años desfilando en la Semana Santa. Éramos quince cornetas más la del cabo, quince tambores y siete gaitas, una de las cuales también toqué. Unos tocaban de oído y otros sabíamos música.

La Banda de Cornetas y Tambores entrando en la Plaza Mayor.

Ensayaban en el cuartel y luego en la Hípica. Eran ensayos musicales y, al mismo tiempo, servían para llevar el paso. Yo creo que daba gusto vernos. Lo que ensayábamos, salía a la perfección. Nunca perdíamos el paso. Ni en las curvas. Transmitíamos seriedad, sobriedad y profesionalidad. No veíamos la procesión, claro, porque íbamos abriéndola pero, ¿sabes?, entonces había más respeto que ahora. Federico Beltrán Martínez era el que nos enseñaba las melodías.

Siga leyendo aquí

 
Comparte esta noticia: