Si la Federación de Montaña y la vía ferrata no se mojan, será difícil llevarlo adelante

De Chillarón, a Cuenca capital, se tardan unos diez minutos en coche por lo que no es de extrañar que, el núcleo de población, esté considerado ya como pequeña ciudad dormitorio en la que, la gente, suele pasar desapercibida si no fuera por los de siempre. Los de toda la vida que de una u otra forma tiran del carro.

Es, lo hemos dicho en otras ocasiones, un municipio partido por la mitad por la carretera nacional 320 que nos lleva a Guadalajara, que actúa, hasta que alguien no lo remedie, como columna vertebral o dolor de muelas que hay que anestesiar cada vez que, aquí, se quiere sacar en procesión al Cristo de la Luz.

la Cclle Real, carretera N-320

“Se solicitó una variante hace ya algunos años pero, con la crisis, la ocurrencia fue el semáforo ese que limita la velocidad de entrada al pueblo a 50 kilómetros por hora, y los pasos de peatones”, nos dijo, no hace mucho, Vicente, el alcalde que una vez al año reúne a sus vecinos para rendir cuentas.

Yo, desde que cogí la alcaldía, tengo por costumbre hacer al año una reunión para explicar lo que se ha hecho en el año que termina y, al mismo tiempo, lo que pensamos hacer en lo que queda de este. De eso trató la reunión. Hablamos, cómo no, del presupuesto que hemos hecho y que asciende a 700.000 euros y del superávit que roza los 200.000.

Inversiones

Doscientos mil euros que, como abemos, se pueden invertir en el municipio. Es lo que ahora tenemos que hacer. A ver cómo invertimos ese dinero en beneficio del municipio. Tenemos, como sabes, lo del Silo y las vías ferratas pero, claro, el Ayuntamiento no está dispuesto a meterse de lleno en eso cuando hay fondos europeos que podrían venir aquí, a apoyar esa idea, este embrión. Tenemos que estudiar, y a fondo, en qué invertir ese dinero que irá, seguro, a mejorar cosas del municipio.

El Silo, cedido por la Junta de Comunidades para hacer de él un referente cultural, ha dado cabida en los últimos meses a usos deportivos muy concretos. Queremos hacer un salón multiusos y, de hecho, ya casi lo tenemos. Lo estamos adaptando poco a poco y, nuestro empeño, es que esté terminado antes de las fiestas de septiembre gracias también a una subvención de unos 18.000 euros, que se destinarán al nuevo suelo, la pintura y ponerle nombre porque, lo demás, como bajar los techos con aislamiento y los servicios, ya se hizo.

Hablamos de las vías ferratas como itinerarios tanto verticales como horizontales que requieren el uso de clavos, grapas, presas, pasamanos, o tirolinas para la escalada. Las vías ferratas, dice Vicente, y los de montaña, son un proyecto muy ambicioso pero que, hoy por hoy, está poco definido. El Ayuntamiento está dispuesto a colaborar y a ceder el local pero, claro, si la Federación de Montaña y vía ferrata no se mojan un poco, va a ser muy difícil que ese proyecto salga adelante. Hombre, las vías ferratas saldrán porque están trabajando mucho y, ellos, ya han programado -así me lo han dicho-, el Campeonato de España de descenso de cañones aquí en la última semana de septiembre. Si no sale todo el proyecto

José Javier Soria, a la izquierda de la imagen y Vicente Reyes

entero, al menos el de las vías ferratas, sí.

El Colegio

El colegio es otro de los retos de esta corporación municipal y empeño personal del alcalde, Vicente Reyes. Es que de tener 10 o 12 niños, ahora mismo tenemos 29 y es posible que en este, en el nuevo curso, tengamos 30 o 34. Es decir que, el colegio, estaba bien para lo que se pretendía pero, ahora mismo, no reúne las condiciones más idóneas y por eso hemos tenido que acondicionar una sala, la del gimnasio, y habilitarla como un aula más. Se nos ha quedado pequeño y, por ello, van llegando problemas, como los eléctricos, porque con las pantallas electrónicas y las nuevas tecnologías aplicadas a la educación, pues hace que se dispare muchas veces el diferencial. Es una situación tercermundista. Así que hablé con la directora provincial de Cultura y, para salir de este atolladero este año, acordamos que el Ayuntamiento de Chillarón adelantara el dinero que fuera necesario para tenerlo todo dentro de un orden. La memoria de la obra asciende a siete mil euros que, luego, nos serán devueltos. De todas formas, ya hemos puesto a disposición de la Junta un terreno municipal que tiene unos 3.000 metros cuadrados para que, en ellos, pueda construirse el nuevo colegio.

 En El Señorío del Pinar no hemos subido impuestos. Pagan el IBI

Tengo un problema con los del Señorío que no sé, dice un tanto apesadumbrado Vicente. Quizá es que no hago las obras en donde ellos quieren, no sé, pero, la verdad, es que me están acusando de unas cosas que no son ciertas. Yo me habré equivocado en hacer las obras en el lugar que ellos no querían, no sé, pero que me digan que no he invertido ahí es falso. En los ocho años que llevo de alcalde, he invertido la parte proporcional que le correspondía del presupuesto y, cualquier vecino, puede venir y comprobarlo. Los que dicen que no he invertida, faltan a la verdad.

Me acusan, sigue diciendo Vicente Reyes, de haber subido los impuestos y eso es totalmente falso. Nosotros, desde que cogimos la alcaldía, tanto en mis años de alcalde -que van para ocho-, como en los otros cuatro anteriores, no se han subido los impuestos. Lo único que se ha hecho es  reformar el catastro y pasar el recibo del IBI que llevaban 20 años sin pagarlo y, ahora, le estamos cobrando, como digo, los atrasos de cuatro años. Eso no es subir impuestos. Eso es pagar lo que le corresponde como a cualquier vecino que tenga su casa en la comunidad. Y si alguien tiene duda sobre inversiones, que sepa que en los Planes Provinciales viene bien detallado lo invertido: 20.000 euros en el Señorío, 12.000 en Arcos de la cantera y 24.000 euros en Chillarón.

Chillarón

El Ayuntamiento. De endeudado a superávit

Hace ocho años, Vicente Reyes se hacía cargo de un Ayuntamiento al borde de la ruina. A fecha de hoy, el cambio ha sido radical. Yo cogí el Ayuntamiento con un déficit. La secretaria me informó de que, en las cuentas, no había ni 3.000 euros. No podía hacer milagros, claro. Cómo iba a hacerlos si no podía pagar lo que se debía. No nos daban ni un saco de cemento y, con eso, ya te digo todo. A base de esfuerzo, tesón, recortando por aquí y por allá y mucho trabajo , hicimos el Consultorio Médico. Lo hemos hecho en Chillarón porque es el centro. No lo íbamos a hacer en otro sitio porque no tendría lógica.

Los Planes de Empleo

Los Planes de Empleo suponen un quebradero de cabeza para el alcalde y, así lo dijo en la reunión con todos los que acudieron a la cita en el Ayuntamiento. He tenido problemas ahí en el pueblo, sí. Lo recalqué el otro día. Mientras siga de alcalde, los Planes de Empleo se van a seguir solicitando porque hay gente que lo necesita. El problema es que, esa gente, a la hora de pasar por una mesa de contratación, tiene un baremo tan similar, tan igual, que a ver a quien seleccionas. Yo querría contratar a los 32 aspirantes pero, sólo hay plazas para 4. ¿Qué haces?.  Menos mal que la solución te la da la Mesa de Contratación en la que el Ayuntamiento no interviene. Y he tenido suerte en esto porque, los últimos que hemos tenido, surgieron del remanente que tenía la Junta. El problema es que no puedo hacer milagros. Y lo dije.

Lo dijo, sí, en una reunión a la que estaban invitados todos los vecinos pero que, por lo que hemos explicado ya, acudieron los de siempre. Los que tiran del carro entre los que se encuentran los que formarán parte, este año, de la nueva comisión de fiestas porque, Chillarón, es muy festera. Nos lo dijo Vicente Reyes con motivo de la Fiesta de la iglesia. La mayoría de la gente pasa del pueblo. No se integra.  El alcalde sueña porque, la escuela, el colegio, sea el principio de una nueva vid