El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Carlos Velázquez, ha destacado hoy que el más claro indicador de la insostenible situación a la que el presidente de la Junta de Comunidades, Emiliano García-Page, ha llevado a la sanidad pública de esta región, son las 37.000 quejas y reclamaciones presentadas por los pacientes y usuarios ante el Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (SESCAM) en 2017.

Velázquez exige medidas urgentes ante las más de 37.000 quejas de pacientes por la nefasta gestión sanitaria de Page
• El portavoz adjunto del Grupo Popular destaca que el 75% de ellas son por las listas de espera, que están totalmente desbordadas

En el Pleno de las Cortes de Castilla-La Mancha, Velázquez ha exigido medidas urgentes al Gobierno de Page y Podemos y ha recordado que a todos los preocupantes indicadores que ponen de manifiesto el caos que sufre la sanidad castellano-manchega, se unen estas quejas de los propios castellano-manchegos, que están hartos de soportar las consecuencias de la nefasta política sanitaria de Page y Podemos.

Así, ha explicado que las 36.939 reclamaciones que ha recibido el SESCAM en 2017 han batido todos los records, ya que suponen casi 10.000 más de las que se registraron en el año más complicado del anterior Gobierno del PP, y ha aclarado que el 75 por ciento de ellas hacen referencia al problema de las listas de espera, que están totalmente desbordadas y son insostenibles, lo que está llevando a los pacientes no sólo a reclamar al SESCAM, sino también a tener que acudir a la sanidad privada.

El diputado regional ha lamentado que precisamente la sanidad privada, que tanto criticaban Page y Podemos cuando estaban en la oposición, es el único sector beneficiado de sus políticas, como demuestran los datos que ofrecen las propias empresas sanitarias y clínicas privadas de Castilla-La Mancha, donde el número de primas de seguros ha batido todos los records en 2017.

Para Velázquez, es indignante que esta situación no haga más que empeorar, pese a que el Gobierno de Page y Podemos cuenta con 1.012 millones de euros más que los que tenía el anterior Gobierno regional del PP en su último presupuesto; un dinero que prefieren gastar en cargos y asesores, mientras la sanidad pública de Castilla-La Mancha nunca ha estado peor que ahora.

Todos los indicadores ponen de manifiesto la nefasta gestión sanitaria de Page

En este sentido, el parlamentario ha recordado que al dato de las quejas de los pacientes al SESCAM se unen a todos los que llevamos conociendo durante toda la legislatura. Los más preocupantes, precisamente, son los de las listas de espera, ya que Castilla-La Mancha es la segunda comunidad autónoma con mayor número de personas esperando para ser atendidos en una intervención quirúrgica y la primera región en cuanto a listas de espera de cirugía pediátrica.

Pero es que además, como ha recordado Velázquez, Castilla-La Mancha es la cuarta comunidad autónoma donde más agresiones sufren los profesionales, con un gobierno que mira para otro lado y que ha impedido que se aprueben las enmiendas presentadas por el PP a los Presupuestos Regionales para solucionar este problema, con propuestas como dotar a todos los centros de salud del botón del pánico, de sistemas de video vigilancia y, en los casos más delicados, dotado también de seguridad privada a los centros que lo necesiten.

Asimismo, ha recordado que otro dato que pone de manifiesto que Page y Podemos mintieron cuando prometieron que la sanidad sería una de sus principales prioridades, es que Castilla-La Mancha se sitúa a la cola de la inversión en sanidad, ya que 11 de las 17 comunidades autónomas que hay en España gastan más en sanidad que Castilla-La Mancha en sus presupuestos.

Por otro lado, ha recordado que Castilla-La Mancha es una de las pocas regiones que todavía no ha comenzado a reconocer el complemento de carrera profesional a todos los trabajadores del SESCAM, que era un compromiso adquirido por Page y Podemos, que se están poniendo en marcha en el resto de comunidades autónomas, y que ahora con 1.012 millones de euros más en los presupuestos, nadie entiende que no pongan en marcha.