Unos 1.800 mayores de las provincias de Guadalajara, Cuenca y Albacete van a recibir este año formación para prevenir el deterioro cognitivo en 134 talleres y jornadas impulsadas por el Gobierno de Castilla-La Mancha que se llevan a cabo en las provincias de Guadalajara, Cuenca y Albacete por la entidad Omega Global Socio-Sanitaria.

Un ejemplo de estas acciones formativas es la I Jornada de Prevención del Deterioro Cognitivo para adultos mayores, desarrollada en Mondéjar (Guadalajara) e inaugurada por el director general de Mayores y Personas con Discapacidad, Javier Pérez, y el alcalde de la localidad, José Luis Vega.

Javier Pérez ha destacado que “los mayores son una prioridad para el Gobierno de Emiliano García-Page” y en las políticas dirigidas al colectivo van a primar “la atención a la dependencia, la promoción del envejecimiento activo y la garantía y protección de derechos de las personas mayores”.

El director general ha expresado el agradecimiento a los mayores participantes por “su trabajo y su esfuerzo de toda una vida para dejarnos a los más jóvenes, a vuestros hijos y nietos, un mundo mejor”, al tiempo que les ha trasladado un mensaje de esperanza “que baso en que en estos momentos difíciles, en estos momentos de dificultad, vamos a apostar por las políticas sociales, vamos a apostar para que la tercera edad vuelva a ser la primera”.

Labor preventiva

El proyecto promovido por el Gobierno regional se justifica porque el deterioro cognitivo es una enfermedad neurodegenerativa que comienza de forma leve y que evoluciona hacia distintas formas de demencia, entre las cuales, la más importante es la enfermedad de Alzheimer.

Entre las personas mayores, unas 375.000 en la región, estas alteraciones son la primera causa de incapacitación y dependencia y, por tanto, suponen un problema económico y social de magnitud considerable.

El envejecimiento de la población solo puede ser afrontado a partir de la prevención y el abordaje de aquellos mayores en situación de riesgo, mediante intervenciones cuyo objetivo debe ser la prevención y/o contención del proceso de deterioro cognitivo.  

En este sentido, la intervención mediante programas de estimulación cognitiva, ayuda a mantener una calidad de vida aceptable y retrasa la entrada en la dependencia, con el consiguiente ahorro en términos sociales y económicos.

Contenido de la jornada

La jornada de Mondéjar ha desarrollado su trabajo con la intervención de  Ana Gago Veiga, neuróloga adjunta  de la Unidad de Memoria del H.U. La Princesa, de Madrid, y  responsable de Sección Neurología Unidad Médica Angloamericana, de Madrid.

A continuación ha tenido lugar la mesa informativa coordinada por Victoria Ruiz Pérez, pedagoga terapéutica y logopeda clínica, especialista en estimulación cognitiva que desarrolla su trabajo como coordinadora del Programa de Altas Capacidades de la Comunidad de Madrid, en la que ha tomado parte un grupo de mayores de la comarca.

La segunda mesa de trabajo ha estado dedicada a las buenas prácticas, con el objetivo de sentar las bases de la prevención cognitiva, y en ella han participado Julio Ampuero Fernández, presidente de Omega Global Socio-Sanitaria, y Juan Carlos Llano Ortiz, sociólogo.

Finamente se han desarrollado actividades interactivas de estimulación cognitiva con los mayores que han tomado parte en la jornada, a cargo de los monitores de T.A.M.E.R,  Mª Mar Aguilar, Anabel Amores, María Antón, María González y Vanesa Palomo.