El diputado regional del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, José Manuel Tortosa, ha asegurado hoy que el Gobierno de García-Page, en tan solo ocho meses, “ha atacado directamente la inercia de crecimiento y creación de empleo que se había generado en nuestra región durante el final de la legislatura del Partido Popular”.José Manuel Tortosa

Según ha manifestado el parlamentario regional, “el Gobierno de Cospedal consiguió, tras mucho trabajo y mucho esfuerzo por parte de los castellano- manchegos, sanear las cuentas que el PSOE dejó en la más absoluta ruina, garantizar los servicios públicos que estaban prácticamente en la quiebra, crear empleo de nuevo y, además, volver a generar confianza en los inversores, que comenzaban a ver a Castilla-La Mancha como una región en pleno desarrollo y recuperación”.

Sin embargo, tal y como ha señalado Tortosa, “con estos Presupuestos de Page, que obedecen a los intereses de Podemos, sin duda alguna se va a generar menos empleo que el año pasado y menos riqueza”. Un hecho que, como ha subrayado el diputado, ha llegado a reconocer el propio Ejecutivo de Page, quien prevé crecer menos que en 2015, cuando Castilla-La Mancha llegó al 3,3 por ciento.

“Solo hace falta remitirnos a los datos del paro del mes de febrero de este año, donde debido a la dejadez del Gobierno de Page, en Castilla-La Mancha se ha creado la mitad del paro que se ha generado en toda España”, aseveraba el popular.

José Manuel Tortosa ha recordado también que la agencia Moody´s ha rebajado recientemente la calificación de nuestra comunidad autónoma y que el Informe de Funcas, -que ha actualizado las previsiones regionales para este año-  refleja que todos los sectores económicos en la región ralentizarán su crecimiento este año.

El diputado del PP también se ha referido a como fruto de las nefastas políticas socialistas y a la subida de impuestos incluida en los Presupuestos de Page y Podemos, Castilla-La Mancha es la tercera comunidad autónoma de España en la que más empresas se han ido a otras regiones limítrofes con una presión fiscal mucho menor.

“Castilla-La Mancha ha perdido hasta el mes de febrero 32 empresas, por detrás de Cataluña con la huida de 57 empresas y de Andalucía con la fuga de 33; y teniendo en cuenta que Cataluña y Andalucía tienen siete y ocho millones de habitantes respectivamente y Castilla-La Mancha algo más de dos millones, el porcentaje de fuga de empresas en nuestra región, lamentablemente, es muy superior y muchísimo más preocupante”, lamentaba Tortosa.