Bajo el lema “mi pueblo no se cierra” más de 250 personas han mostrado su rechazo en la localidad de Galápagos (Guadalajara)  a la propuesta de algunas formaciones políticas que pretenden cerrar, además de las diputaciones, todos los pueblos de menos de 5.000 habitantes