El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, ha realizado un balance satisfactorio de los dos últimos años de mandato y de los diez que lleva al frente del Ayuntamiento como primer edil.

Ha calificado de “intenso” el trabajo ejercido en este periodo y ha destacado la mejoría que ha experimentado la ciudad en su bienestar y calidad de vida. “Guadalajara ha progresado, ha evolucionado y está más reconocida que hace unos años. Es una ciudad tranquila en la que se vive bien y que ha experimentado a un cambio a mejor en la última década, superior al que han sufrido otros municipios similares”.

Román: "Tenemos ideas, modelos, estrategias y objetivos claros para seguir mejorando Guadalajara"
El alcalde de Guadalajara, Antonio Román, a pesar de no tener mayoría absoluta actualmente en el Gobierno municipal, cree que el objetivo de mejorar la ciudad “se está consiguiendo”, pero ha dicho que dentro del mismo son “gente de palabra”, por lo que tratarán “de cumplir” el pacto de investidura acordado con Ciudadanos.

Antonio Román, que en su discurso de investidura manifestó que tenía motivos más que suficientes para presumir de ciudad, ha señalado que dos años después lo sigue haciendo. Y ha hecho referencia a algunos de los puntos a los que en dicho discurso aludió por ser sus prioritarios desde el punto de vista político.

El alcalde ha destacado que en Guadalajara el empleo crece por encima de la media. No obstante, desde el Ayuntamiento se siguen ideando fórmulas que persiguen su fomento. En los dos últimos años se han superado ampliamente los dos millones de euros de inversión destinada a este fin. En estos momentos se está a la espera de que la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha informe sobre la existencia de duplicidad o no en tres nuevos programas que el consistorio quiere impulsar. En cuanto se dé vía libre, se pondrán en marcha. El objetivo: potenciar más las contrataciones indefinidas.

Otra de las prioridades marcadas en 2015 era la atención a los colectivos más vulnerables. La solicitud de las ayudas de emergencia se han reducido en los dos últimos años debido a la mejora de la situación económica. Si inicialmente, a través de los convenios que el Ayuntamiento suscribe con las parroquias para prestar ayuda a estos colectivos eran 830 los beneficiarios, este año la cifra se sitúa en el entorno de las 600. Su atención sigue siendo clave en la gestión municipal del Ayuntamiento de Guadalajara.

Estos dos últimos años han servido también para que Guadalajara crezca como Ciudad Inteligente. “Nos pusimos a la vanguardia y apostamos por un modelo que proporcionara a los servicios municipales más calidad a menor precio y más participación de los ciudadanos. Es un cambio y una realidad. La implantación de nuevas tecnologías en servicios como el de limpieza y recogida de residuos sólidos, alumbrado y transporte urbano de viajeros están suponiendo una mejora de la gestión, reconocida a nivel nacional. Diversos foros se interesan actualmente por la experiencia de Guadalajara y es valorada como ejemplo a seguir en numerosos municipios.

Ese reto, que se está consiguiendo, va muy ligado a la defensa que desde el equipo de Gobierno se está realizando por mantener un desarrollo urbano sostenible. Eso ha hecho merecedor al Ayuntamiento de una subvención europea de más de 9 millones (más dos que aportará el consistorio) para la realización, en los próximos años, de inversiones urbanas sostenibles. Antonio Román ha anunciado que en los próximos dos años, se realizarán en Guadalajara inversiones por valor de unos 12 millones, “que permitirán seguir modernizándola”.

Todo esto es posible, tal y como ha señalado el alcalde, por la buena gestión económica que se está emprendiendo en el Ayuntamiento. “Diez años cerrando con superávit, en los que no ha aflorado el déficit y en los que hemos reducido la deuda, gracias al rigor, realismo y equilibrio de nuestra gestión. Somos una de las ciudades con menor presión fiscal y con una de las aguas más baratas; hemos reducido la tasa de basuras alrededor del 17%…”.

La mejora que ha experimentado Guadalajara en los últimos diez años  también se traduce en el incremento exponencial de las infraestructuras. El Palacio Multiusos, el Centro Municipal Integrado, el Centro de Familia del Cuartel del Henares, el Espacio TYCE, el Museo Sobrino… se suman al aumento y mejora de las zonas y parques de la capital, a la creación de nuevos ciclos culturales y al fomento del deporte, aspecto que ha llevado a Guadalajara a destacar a nivel nacional e internacional y que le ha proporcionado importantes distinciones (Premio Nacional del Deporte, Premio del Comité Olímpico Español, ingreso en la Real Orden del Mérito Deportivo). La próxima meta es ser proclamada “Ciudad Europea del Deporte 2018”. “Si hace diez años nos hubieran dicho que íbamos a ser referentes nacionales e internacionales en lo deportivo, a muchos les hubiera dado por reir. Pero yo tenía un sueño, y cuando crees en algo y lo trabajas tienes muchas posibilidades de conseguirlo”.

El fomento del deporte ha contribuido, junto a otros aspectos, a la dinamización del casco antiguo, que ha centrado buena parte de la atención municipal durante los últimos años. El equipo de Gobierno ha creado diferentes incentivos para lograr su revitalización, cuestión que se está consiguiendo.

Antonio Román ha concluido señalando que “el equipo de Gobierno del Ayuntamiento de Guadalajara tiene ideas, modelos, estrategias y objetivos claros para seguir mejorando la ciudad. No hay que ver el vaso medio vací; hay que intentar llenarlo. Y en eso estamos embarcados. Llevamos trabajando diez años por Guadalajara y espero que podamos seguir teniendo esa oportunidad durante mucho tiempo”.