Todo está cumplido. La Virgen de las Angustias lleva al hijo muerto en su regazo por las calles de Cuenca.

Otra vez, como en Belén,
tu falda cuna le hacía,
y sobre Él tu amor volvía
a las angustias primeras…
Señora: si tú quisieras
contigo le lloraría. (Pemán)

Vídeo

Fotograma del vídeo