San Lucas escribe en su Evangelio que, allí, estaban al mismo tiempo los conocidos de Jesús y las mujeres que le habían seguido.
Dos mil novecientos treinta y ocho años después, hombres y mujeres se han dado cita a las puertas de la iglesia de San Esteban para que Nuestra Señora de los Dolores, y las Santas Marías, no estén solas por las calles de Cuenca.

Vídeo

Foptograma del vídeo