El presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, Benjamín Prieto, ha defendido a las Diputaciones y al municipalismo como auténticas herramientas para combatir el acuciante problema de la despoblación en nuestro país. Y lo ha hecho en el marco de una mesa de redonda titulada ‘Despoblación: la llamada de la España rural’, moderada por el profesor de la UNED, Julio del Pino, que ha organizado la consultora ‘Llorente &  Cuenca’ en sus oficinas en Madrid y en la que han participado distintos parlamentarios y expertos, como Alejandro Macarrón, secretario de la Fundación Renacimiento Demográfico; Esther Muñoz, en representación del Partido Popular; Concha Andreu, por parte del PSOE;  Rosana Pastor, de Unidos-Podemos; y Rodrigo Gómez, de Ciudadanos, entre otros.

Prieto insiste en defender a las Diputaciones y al municipalismo como herramientas contra la despoblación
• El presidente de la institución provincial ha participado en una mesa redonda titulada ‘Despoblación: la llamada de la España rural’, que ha organizado la consultora ‘Llorente & Cuenca’ en sus oficinas en Madrid

Prieto ha reivindicado el papel fundamental de las Diputaciones y los Ayuntamientos en esta lucha contra la despoblación, frente a la postura contraria defendida por Ciudadanos (C´s) y otros partidos políticos, remarcando que estamos hablando de las administraciones más cercanas a los habitantes del medio rural y que, a su juicio, ponen todos sus esfuerzos en vertebrar el territorio. Y en esta línea, ha puesto de ejemplo la Diputación de Cuenca, que, a pesar de su reducido presupuesto en comparación con otras administraciones, como la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha, está llevando a cabo en estas dos últimas legislaturas un fuerte esfuerzo inversor en obras básicas, como clara apuesta por el medio rural de esta provincia y su futuro.

Y es que, tal y como ha subrayado Prieto en este foro, la Diputación conquense destina anualmente cerca de 9 millones de euros a actuaciones fundamentales para los municipios, como redes de abastecimiento y saneamiento, calles, alumbrado público, electrificación o edificios municipales; sin olvidar, por supuesto, el mantenimiento de los 1.500 kilómetros de carreteras, los más de 20 millones de euros destinados en estos siete años a la recuperación del patrimonio o los más de 25 invertidos en este periodo en la mejora y acondicionamiento de caminos rurales.

Inversiones, en su opinión, básicas para el día a día de los habitantes de estos municipios y en lo que esta Diputación echa el resto en un claro intento de mejorar su calidad de vida e intentar hacer lo más atractivos posibles estos pueblos como un buen lugar donde residir.

Algo que contrasta, y mucho, con los postulados defendidos por otras formaciones políticas, sobre todo C’s, que, además de estar en contra de la existencia de las Diputaciones, apuesta por la fusión de los municipios como una manera de combatir la despoblación, a pesar de que, como ha dicho el presidente de la institución conquense, ha quedado más que comprobado que las concentraciones de Ayuntamientos realizadas en la década de los 70 no han tenido como resultado mejora alguna en los servicios a los ciudadanos y, por lo tanto, no se puede ver como una buena solución a este problema del medio rural. Una problema, por cierto, que está poniendo en peligro de extinción a la mitad de los pueblos de nuestro país y con especial incidencia en nuestra provincia.

Es por ello que Prieto ha reforzado su idea de que Ayuntamientos y Diputaciones tienen la posibilidad de luchar de manera efectiva contra la despoblación, si bien, para ello, cree fundamental el apoyo y colaboración de otras administraciones, ya sean autonómicas, nacionales o europeas, con mayores posibilidades presupuestarias.