Se trata de un servicio que será puesto en marcha gracias a un convenio de colaboración entre el Ayuntamiento de Cuenca, en el Área de Intervención Social (AIS),  y el Colegio Oficial de la Psicología de Castilla-La Mancha y para el que el Consistorio destinará la cantidad de 4.500 euros.