El Partido Popular de Cuenca ha reiterado su preocupación por la alarma social que la futura instalación de varias marcrogranjas porcinas está generando en pueblos de nuestra provincia y ha responsabilizado a la Junta de Comunidades de esta situación, “al no hablar claro sobre este tema, principalmente a los vecinos de los pueblos en cuyos alrededores van a construirse estas explotaciones”, señalan los populares.

El PP recuerda que las macrogranjas no se pueden instalar sin los permisos previos de la Junta de Comunidades
· Los populares piden al Gobierno de Page que asuma sus responsabilidades competenciales en este asunto y que informe con rigor en los pueblos de la provincia ante la alarma que están creando este tipo de instalaciones

Son los propios alcaldes de estos municipios los que, directamente, están intentando solucionar las dudas y los problemas que plantean entre la población la apertura de macrogranjas, “cuando es la Junta de Comunidades la institución de la que depende la evaluación ambiental, el informe urbanístico y el control sanitario de las mismas, trámites que ya les llegan aprobados a los alcaldes y ante los que ellos ya no tienen capacidad de maniobra”, explica el PP conquense.

“Los alcaldes se están enfrentando a situaciones muy desagradables en sus pueblos y asumiendo un asunto que se excede a sus competencias. Por ello, pedimos a la Junta que dé la cara de una vez en esta cuestión y que se persone, o bien García-Page o sus consejeros en estos pueblos para hablar directamente con los vecinos y explicarles cómo son estos proyectos y el criterio que el Gobierno regional ha seguido para darles luz verde”, apuntan los populares, quienes añaden que “desgraciadamente esta actitud de la Junta de Comunidades no sorprende en Cuenca. No conocen nuestros pueblos, ni lo que en ellos pasa, por lo que no les preocupa en absoluto ni los problemas de nuestros alcaldes ni, por supuesto, las preocupaciones de nuestros vecinos”, afirman.

Los populares no entienden cómo tanto Page como los miembros de su Gobierno, entre los que se encuentra su vicepresidente Guijarro, conquense, puedan estar tan tranquilos en Toledo sin la más mínima preocupación sobre las continuas desavenencias que están provocando la futura instalación de macrogranjas porcinas, “si realmente todo se está haciendo legalmente no es entendible que se escondan y permanezcan tan callados, consintiendo que la buena armonía y la paz de nuestros pueblos se vea afectada y, encima, que sean los alcaldes los que tienen que hacer frente a este asunto”, reiteran.

“Es realmente penoso que luego se les llene la boca a todos los cargos socialistas diciendo que defienden a Cuenca y sus municipios y que quieren sentarse a dialogar con el Partido Popular sobre un ‘Pacto por Cuenca’. ¿Qué pueden aportar a nuestra provincia si no son capaces ni de abordar un tema tan importante como éste? ¿La táctica para luchar por Cuenca es que otros, en este caso los alcaldes, den la cara por ellos cuando un asunto crea preocupación entre los vecinos?” “¿O es que tienen miedo a enfrentarse a su socio Podemos que se ha manifestado abiertamente en contra de las macrogranjas?”, se preguntan los populares.

Así, reiteran desde el PP, es urgente que Page y su gobierno expliquen a los ciudadanos cualquier duda que tengan sobre la instalación de las macrogranjas, por el bien de nuestra provincia y para evitar las crispaciones que en nuestros pueblos llevan soportando ya varios meses, “y que ayuden a los alcaldes cuando realmente lo necesitan y no sólo para anunciarles proyectos que no cumplen o hacerse fotos”.