Para la consejera, “el comportamiento de la región es positivo, puesto que en el mes de noviembre de 2015 las exportaciones en Castilla-La Mancha han aumentado un 20% frente al mismo mes de 2014, mientras que en España este aumento ha sido del 7%”. Un comportamiento que sigue la misma tónica en lo que llevamos de 2015, pues el aumento acumulado ha sido de un 11%, mientras  que en España este crecimiento ha sido de tan solo el 4%.

La consejera ha reconocido que “hay una amplia concentración en países europeos de nuestras exportaciones, especialmente en Portugal, Francia y Alemania, hacia donde van el 45% de nuestras ventas, pero van a apareciendo nuevos mercados, terceros países como Turquía, EEUU o China”.

Como ha asegurado, “las exportaciones han permitido que nuestras empresas hayan podido mantenerse cuando ha habido una caída drástica del mercado interno, una estrategia que ha funcionado en empresas como Pablosky”.

Pablosky, un ejemplo de empresa

Precisamente, la consejera ha señalado que Pablosky es un ejemplo de empresa “que están haciendo las cosas muy bien”, porque, como ha explicado, “el sector del calzado se ha visto especialmente afectado por estos años de crisis donde ha habido una oferta muy amplia de calzado y textil chino que ha desbancado de algún modo a un sector que era muy competitivo en nuestra región, por lo que haber seguido con actividad, invirtiendo y contratando, apostando por la innovación y las nuevas tecnologías es el modelo que permite que las empresas sean capaces de sobrevivir, generando riqueza y empleo”.

Por su parte, el consejero delegado de la empresa, Santos Martín Caro, que emplea a 270 personas de manera directa, lo que la sitúa como la fábrica de calzado con más empleados del país, ha explicado que, durante estos años, ha podido mantenerse, pese a la caída del 30% en las ventas del mercado interno, gracias a su apuesta por otros mercados como Oriente Medio y las repúblicas de Rusia, además de su buena entrada en otros países como Italia, Portugal, Grecia o Irlanda.

Asimismo, ha destacado su apuesta por el desarrollo tecnológico propio de nuevos materiales, “algo que no evita que el proyecto sea muy artesanal”, con una producción anual de 2 millones de pares de zapatos y más de 2.000 puntos de venta en España, además de estar presente en más de 40 países.

En esta visita, han acompañado a la consejera el delegado de la Junta en Toledo, Ángel Nicolás, el secretario general de la Consejería, Rafael Ariza, y el director provincial de la Consejería, Julián Martín.