Orlena De Miguel “Las políticas cortoplacistas del Gobierno Regional están demostrando que no son suficientes para dar solución a los problemas de la agricultura y la ganadería en C-LM
La portavoz de Cs en C-LM, Orlena De Miguel, ha mantenido una reunión con Unión de Uniones y la plataforma en Defensa de la Agricultura Ecológica

“En Cs queremos una agricultura y ganadería potente, porque tenemos el clima, la tierra, etc. Y esto es imposible sino se realiza una gestión eficiente desde las Administraciones”. Con estas palabras se ha dirigido De Miguel al colectivo de agricultores de Unión de Uniones y la plataforma en defensa de la Agricultura Ecológica. Así, la portavoz de la formación naranja ha señalado que “hemos comprobado que la gestión que siempre se ha propuesto desde el Gobierno Regional se ha basado en medidas cortoplacistas. No tienen visión de futuro ni estrategia, y la mejor muestra de que esto es así es la gestión que se ha hecho del agua”.

El presidente de Unión de Uniones, Andrés García, ha querido incidir en la importancia de garantizar el suministro de agua y reformar la planificación hidrológica. En este sentido, De Miguel ha explicado que “en el Congreso de los Diputados hemos propuesto un Mesa del Agua con el objetivo de poner fin a la nefasta gestión del agua” y ha añadido que “ninguna formación política se ha querido sentar a hablar de la necesidad de renovar las infraestructuras, de buscar soluciones a los problemas de abastecimiento, depuración y uso de los recursos hídricos”.

Por otro lado, durante la reunión también se ha tratado los problemas que suponen los recortes sufridos en las ayudas comprometidas, y el maltrato que está sufriendo la agricultura ecológica. “Ciudadanos apuesta por una agricultura que se base en la eficiencia, en la innovación y la modernización. No podemos seguir gestionándola en función de políticas cortoplacistas que lo único que buscan es el titular y el rédito electoral”.

Finalmente, desde Ciudadanos C-LM han mostrado su disposición a buscar soluciones para paliar el problema que suponen los daños provocados por la fauna cinegética tanto a los cultivos agrícolas, como a la ganadería.