Juan Ávila ocultó en campaña electoral un desequilibrio de 340.000 euros en el transporte urbano de la capital durante los dos primeros años.