La senadora del Partido Popular por la provincia de Cuenca, Montserrat Martínez, ha afirmado hoy que “lo que realmente ha perjudicado a la provincia de Cuenca ha sido la gravísima deuda y la innumerable cantidad de facturas que el anterior Gobierno del PSOE en Castilla-la Mancha dejó sin pagar en el año 2011”.

Así se ha pronunciado la parlamentaria del PP tras las distintas declaraciones “malintencionadas” del delegado de la Junta de Comunidades en Cuenca, Ángel Tomás Godoy, contra las acciones que llevó a cabo el Gobierno de Cospedal, y en las que llega a reconocer incluso que el Gobierno de Page “todavía va a tener dificultades” en materia de personal y pide “paciencia” a los agentes sociales.

La popular ha remarcado como “el PSOE ahora no se puede quejar del ambiente de paz social que se respira y de la curiosa retirada de las batas blancas y las camisetas verdes que poblaban nuestras calles y nuestros centros sanitarios y educativos”.

Montserrat Martínez ha recordado como el Gobierno de Cospedal tuvo que hacer frente a la que posiblemente ha sido la peor crisis que hemos vivido en Castilla-La Mancha, “donde el PSOE nos dejó con la región con más déficit de España (7,8%), la segunda comunidad de España más endeudada,  4.000 millones de euros en facturas sin contabilizar y sin pagar en los cajones -aproximadamente la mitad del presupuesto regional- y la prohibición del gobierno de Zapatero de endeudarse más.

La senadora se ha preguntado cómo el delegado de la Junta tiene la osadía de hablar de situación económica ruinosa cuando fue su partido, el PSOE, quién fruto de sus nefastas políticas, nos dejó prácticamente en la ruina y “el Gobierno del PP tuvo que pagar gran parte de sus deudas, como los 400 millones que se debían a los ayuntamientos, además de tener que destinar  más de un millón de euros al día (incluidos los fines de semana) en concepto de los intereses de la deuda socialista, y que bien se podría haber invertido en fomentar la creación de empleo o en construir nuevas instalaciones educativas o sanitarias”.

Por ello, la parlamentara ha subrayado como pese a estas dificultades, el gobierno de Cospedal garantizó los derechos fundamentales, como el derecho a la educación y el resto de los servicios sociales básicos; “todo esto gracias al esfuerzo de todos los castellano manchegos”.

Ya en materia educativa, Martínez ha recomendado a Godoy que sea más cauteloso antes de hablar y de pedir paciencia al sector educativo. La senadora del PP y miembro de la Comisión de Educación del PP le ha recordado al delegado de la Junta como el Gobierno de Barreda dejó sin terminar el IES Alfonso VIII porque “no pagó a la empresa constructora y ésta abandonó la obra cuando se le debía cinco millones de euros; cantidad que si se le hubiese pagado en su momento no estaríamos sufriendo los inconvenientes que se están derivando de su paralización”.

Por cierto, que como ha matizado Martínez, “el PP pagó esas facturas, así como las del trasporte escolar, los comedores o los gastos de funcionamiento de los centros educativos, que el gobierno socialista pagaba con retraso o directamente no lo hacía; o hasta los famosos ordenadores del profesorado que también estaban sin pagar”.

Tampoco podemos olvidar el colegio La Paz o el Duque de Riánsares en Tarancón, paralizados por falta de pago y que gobierno del PP también hizo frente a lo que se debía para que pudieran ser una realidad.

Esta “Educación en números rojos”, como ha calificado la senadora, fue entre otras deudas del PSOE, las que provocaron los ajustes sufridos por todos los habitantes de esta región y ahora, cuando el Gobierno de Cospedal ya dejó reconducida la situación,  es hora de revertir y devolver este esfuerzo a los ciudadanos como empezó a hacer el Gobierno del PP. “Basta recordar la bajada del IRPF en el ámbito autonómico, la devolución de parte de la paga extra a los funcionarios, la convocatoria de ayudas para comprar los libros de texto o la bajada de ratios en las aulas, que por cierto la hizo el gobierno de Cospedal aunque ahora Page se la quiera atribuir”.

Respecto al talante del que hace gala el gobierno de Page, Martínez ha indicado que sería recomendable que se leyesen los comunicados de los sindicatos de la enseñanza donde reiteran “el nulo talante negociador” de la Consejera de Educación desde que empezó el curso, la misma que decía que “la educación en Castilla-La Mancha es roja”, hasta tal punto que alguno ha pedido su cese al igual que su socMontserrat Martínezio de gobierno Podemos.