Más de 3.500 personas con discapacidad de la provincia de Cuenca se podrán beneficiar de la Ley de Protección y Apoyo Garantizado
 El delegado de la Junta, Ángel Tomás Godoy, ha informado a las asociaciones de discapacitados de la provincia sobre los aspectos más importantes de una norma que es pionera en España y que “viene a aportar tranquilidad a la familias”.

Alrededor de 3.700 personas con discapacidad de la provincia de Cuenca se podrán beneficiar de la Ley de Protección y Apoyo Garantizado para Personas con Discapacidad impulsada por el Gobierno de Castilla-La Mancha.

Así lo ha asegurado este lunes el delegado de la Junta en Cuenca, Ángel Tomás Godoy, que ha presentado el proyecto de Ley a las asociaciones y entidades de la provincia de Cuenca que trabajan con personas con discapacidad.

Godoy, que ha estado acompañado por las directoras provinciales de Bienestar Social, Amelia López, y Sanidad, Mari Luz Fernández; ha destacado que “se trata de una Ley pionera en España que viene a dar tranquilidad a las familias de personas con discapacidad pues el Gobierno de Castilla-La Mancha les va a garantizar que, cuando ellos no estén, sus familiares recibirán el apoyo que necesitan”.

El delegado de la Junta ha explicado que la Ley de Protección y Apoyo Garantizado para Personas con Discapacidad se articulará en torno a dos objetivos principales: el sistema de apoyos y la garantía de apoyo residencial. De este modo, se dará la posibilidad de elaborar “planes personales de futuro” para aquellas personas con discapacidad que tengan limitada su capacidad de toma de decisiones. Este plan personal de futuro, a semejanza de la declaración de voluntades anticipadas en el ámbito sanitario, es una declaración de voluntad en la que la persona con discapacidad y su familia, con el acompañamiento de un agente mediador, manifestarán sus preferencias futuras de atención cuando sus familiares falten. Para ello también se impulsarán la Oficina Regional de Orientación, las Unidades de Orientación y Apoyo, y el  Registro de Planes de Futuro.

Por otro lado, se establecerá una garantía de apoyo residencial una vez que la persona con discapacidad no cuente con apoyos familiares.  Para ello la nueva Ley establece la preferencia de acceso a la red de recursos residenciales de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha para estas personas.

En este punto, Godoy ha subrayado que el presupuesto regional para el año 2018 ya contempla una partida de cinco millones de euros para el desarrollo de esta Ley, lo que conllevará la creación de más de 400 plazas de atención especializada y 85 plazas residenciales para personas con trastorno mental en la región.

Por último, el delegado de la Junta en Cuenca ha recordado que esta Ley “responde a un compromiso personal del presidente Emiliano García-Page, que asumió precisamente en Cuenca”.