El presidente de la Diputación Provincial de Cuenca, Benjamín Prieto, ha mostrado el malestar que ha generado la decisión de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha de denegar seis de los siete talleres de empleo solicitados por la institución provincial para el presente ejercicio. Y es que esta decisión socaba en gran medida, tal y como ha detallado Prieto, el esfuerzo que ha venido haciendo esta Diputación desde la pasada legislatura en favor de la creación de empleo y la preservación y puesta en valor del patrimonio histórico de nuestra provincia como instrumento de atracción de visitantes y dinamizador de la economía.