Para el senador y secretario provincial del PP de Guadalajara, Juan Pablo Sánchez, este acto es “inadmisible y un gran error” además de “un fraude a los votantes socialistas”. “De hecho” –ha afirmado – es público el malestar que ha generado entre muchos dirigentes y afiliados socialistas esta decisión”. En este sentido se ha referido al expresidente de la Junta de Extremadura, Rodríguez Ibarra, quien aseguraba que su voto era incompatible con este préstamo a partidos que quieren romper con España.

Esta decisión de Pedro Sánchez hace posible la creación de un grupo en el Senado a aquellos partidos que han planteado el desafío secesionista contra España con la consiguiente dotación de presupuesto y espacio propio en los plenos para lanzar sus soflamas independentistas. El senador del PP no entiende esta decisión del PSOE “cuando lo tenían muy fácil para formar grupo político uniendo los senadores de ambas formaciones políticas, como ya hicieron en Cataluña, sin que tuviera que intervenir Pedro Sánchez”.

“¿Qué persigue Pedro Sánchez con la cesión de senadores a los independentistas catalanes?” se pregunta el secretario del PP

Por eso se pregunta “¿Qué persigue Pedro Sánchez con esta decisión?” y le reclama una explicación para todos los españoles. Para el senador del PP, la intención de Pedro Sánchez es “reeditar el Pacto del Tinell, un pacto con la izquierda más extremista y con los independentistas cediendo todo lo que sea para llegar a la presidencia del Gobierno. Le da igual España, le da igual el PSOE y le da igual el futuro de España. Solo le interesa ser presidente del Gobierno a toda costa a pesar de no haber ganado las elecciones el pasado 20 de Diciembre”.

El senador del PP ha recordado en este punto la situación de Grecia, que vuelve a la recesión, con un gobierno similar al que pretende Pedro Sánchez. “La disyuntiva ahora en España es apostar por la estabilidad y las políticas de crecimiento y creación de empleo o retroceder y volver a las políticas que nos llevaron al déficit, al paro y a la recesión”.

“Los españoles quieren un gobierno de amplio acuerdo constitucionalista porque así lo expresaron en las urnas hace un mes y así lo están diciendo en las encuestas. Un gran gobierno de coalición entre PP-PSOE y Ciudadanos que coincida en la unidad de España y la lucha contra el terrorismo y que  ofrezca estabilidad para seguir generando empleo y crecimiento económico, garantizando el estado de bienestar mejorando la educación, la sanidad, la educación y las pensiones. En definitiva, un gobierno de coalición nacional como sucede en muchos países de la Unión Europea” ha manifestado Juan Pablo Sánchez.

“Page, lamentablemente, también ha justificado la cesión de senadores a los que quieren romper la unidad de España”

“No se puede poner en peligro la unidad nacional ni el futuro de España por intereses personales y partidistas. Esto es lo que pretende Pedro Sánchez pero, desgraciadamente, también Emiliano García Page, presidente de Castilla-La Mancha que, lamentablemente, también ha tratado de justificar esta incompresible cesión de escaños a los independentistas” ha asegurado también.

Para el secretario provincial del PP, “Page se encuentra en una permanente contradicción porque tiene una gran hipoteca. Le quiere decir a Pedro Sánchez lo contrario de lo que él ha hecho en Castilla-La Mancha porque él es presidente gracias al apoyo de Podemos, pese a perder las elecciones. Page es como el perfecto hipócrita de la obra de Moliere, que es capaz de decir una cosa y pensar la contraria al mismo tiempo”.

Juan Pablo Sánchez confía en que “el PSOE nacional no haga caso a Pedro Sánchez y le obligue a actuar con cordura” porque nos encontramos en un momento clave para el futuro de España. “En estos momentos hace falta responsabilidad y altura de miras. El PP ya lo ha dicho bien claro: anteponemos la unidad de España y la estabilidad que permita continuar en la senda del crecimiento y la creación de empleo antes que los intereses del propio PP. El PP es partidario de ese gran acuerdo que demandan la gran mayoría de los españoles”.

Y concluía afirmando que “no es momento de experimentos ni de coaliciones contra natura entre siete u ocho partidos independentistas y de extrema izquierda. Es el momento del dialogo y de que los grandes partidos constitucionalistas lleguen a acuerdos de consenso. Esto es lo que han dicho los españoles en las urnas para asegurar el futuro de España, la unidad nacional y la continuidad del crecimiento económico, la creación de empleo y la sociedad del bienestar”.