La diputada regional y portavoz de Agricultura del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes de Castilla-La Mancha, Lola Merino, ha asegurado que Page “quiere cargarse la agricultura ecológica en Castilla-La Mancha, aunque esta región es la segunda en importancia en esta materia a nivel nacional”.

Así lo ha manifestado tras conocerse que el Gobierno socialista de Page ha reducido en casi un 70% las primas a las prácticas de agricultura ecológica y que ha cambiado unilateralmente las bases publicadas por el Gobierno de Cospedal en marzo de 2015, aunque las prácticas ecológicas ya han sido iniciadas por los profesionales del campo.

En este sentido, Lola Merino se ha referido a las declaraciones realizadas por el consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo; en Villanueva de los Infantes (Ciudad Real) cuando aseguró que las ayudas a la agricultura ecológica no se podían pagar con la dotación del Programa de Desarrollo Rural (PDR) de Castilla-La Mancha porque la convocatoria publicada en marzo de 2015 preveía unas primas muy por encima de las posibilidades de la región.

Merino ha asegurado que las afirmaciones del consejero “son una mera excusa para retirar las ayudas a los profesionales agrarios que apuestan por las prácticas medioambientales en la región y para asestar un duro golpe a la agricultura ecológica de Castilla-La Mancha”.

Según la diputada popular, las excusas aducidas por el Gobierno de Page “no se sostienen”, ya que cuenta con el presupuesto del recién aprobado Programa de Desarrollo Rural de Castilla-La Mancha 2014-2020, y por lo tanto, “si quieren, pueden establecer el crédito necesario según sus prioridades agrarias. Eso sí, el Gobierno de Page debe tener clara su apuesta por la agricultura ecológica”.

Por otra parte, la diputada popular ha resaltado que la Junta aún no tiene aprobado el presupuesto de la Consejería de Agricultura para este 2016, por lo que pueden dedicar la cuantía que consideren necesaria  para la agricultura ecológica, como lo están haciendo con otras que no son prioritarias para el sector, pero sí para los socialistas.

Por último, Lola Merino ha apuntado que este varapalo al sector agrario “solo se entiende desde la falta de voluntad política que ha demostrado el Gobierno socialista con la agricultura ecológica” y ha destacado que ya en los años 2012 y 2014, el Gobierno de Cospedal aumentó considerablemente las partidas presupuestarias dirigidas a la incorporación de jóvenes a la explotación agraria, ya que las solicitudes que se recibieron excedían el crédito existente, para lo que Cospedal incrementó el presupuesto para que no quedara ningún joven que quisiera sin incorporarse al campo.Lola Merino