El Gobierno de Castilla-La Mancha es “referente” de la protección de la naturaleza y de los medios rurales “vivos”, un esfuerzo que se hace “entre todos” y que se apoya en iniciativas como la puesta en marcha de un Plan de Educación Ambiental que en este año está dotado de 1,5 millones de euros.

Liberados en su medio natural un total de cuatro búhos reales y un águila calzada rehabilitados en el Centro de Recuperación de Fauna Salvaje de AlbaladejitoEl consejero de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Francisco Martínez Arroyo, ha participado esta mañana en la localidad conquense de Sisante en la suelta de cuatro ejemplares de búho real y un águila calzada que han sido devueltos a su hábitat natural después de varios meses de recuperación en el Centro de Recuperación de Fauna Silvestre de Albaladejito, en Cuenca.

En el acto, que ha tenido lugar en el paraje boscoso ‘Pozo La Olivilla’ entre los términos municipales de Tébar y Sisante, han estado presentes el alcalde de la localidad, Modesto Herráiz; la alcaldesa de Tébar, Marisa Gabaldón, representantes del Cuerpo de Agentes Medioambientales de la comarca; personal técnico del Centro de Recuperación de Fauna de Albaladejito; medio centenar de alumnos de Primaria y maestros del CEIP ‘Fernández Turégano’ de la localidad, así como el director provincial de Agricultura, Medio Ambiente y Desarrollo Rural  de Cuenca, Joaquín Cuadrado.

Estos cinco ejemplares fueron localizados en El Provencio, San Clemente y Casa de Benítez, en el caso de los búhos reales; y en Motilla, en el del águila calzada a principios de año, y entraron en las instalaciones para su recuperación siendo aún pollos.

Martínez Arroyo ha destacado el trabajo fundamental a favor de la biodiversidad que se realiza en infraestructuras como el centro de Albaladejito y ha destacado que “estamos recuperando 2.000 aves en los centros de recuperación al año en la Comunidad Autónoma”, de las que el 53 por ciento “se están reintegrando en el medio natural, la mayor parte de ellas rapaces”.

Además, para que este trabajo se lleve a cabo es preciso contar con profesionales, por lo que Martínez Arroyo ha anunciado que se van a incorporar “50 nuevos trabajadores a los centros de recuperación de aves de Castilla-La Mancha en un esfuerzo importante del Gobierno en materia de empleo y en la recuperación de especies tan emblemáticas como ésta, tras una legislatura en la que no hubo inversiones a estos centros”.