La Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) analiza en un curso de verano (29 y 30 de junio) los últimos avances en el tratamiento del síndrome metabólico, actividad inaugurada por su directora, Rosa María Martínez.

La prevalencia de obesidad infantil en España alcanza el 18,1 %
Según el estudio Aladino (editado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, 2016), la prevalencia de obesidad infantil alcanza el 18,1% ante el 23,2 % de sobrepeso.

Este síntoma representa a un grupo de anormalidades metabólicas como la hipertensión arterial, resistencia a la insulina, dislipemia y obesidad, destacando así el riesgo de desarrollar diabetes y enfermedades cardiovasculares. De ahí que este curso reincida en como a pesar de tener un claro componente genético, un alto porcentaje de este padecimiento se relaciona con factores ambientales como la dieta, el ejercicio, la composición de la microbiota, horas de sueño…

Durante el mismo se incidirá en el estudio Aladino (editado por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, 2016). Trabajo que analizó a 10.899 niños de 6 a 9 años en 165 centros escolares de todas las provincias españolas entre noviembre de 2015 y marzo de 2016, y que refleja que la prevalencia de obesidad alcanza el 18,1 % ante el 23,2 % de la de sobrepeso.

En este curso se analizará que los posibles factores asociados a la obesidad se siguen relacionando de forma significativa con los hábitos de alimentación y la falta de actividad física; ver la televisión durante más de 2 horas diarias; dormir menos horas; así como el bajo nivel de ingresos económicos de la familia y del nivel educativo de los padres.

Para evitar este síndrome, la nutrición recomendada se basa en la dieta mediterránea por su bajo contenido en grasa saturada y trans, alto en ácidos grados monoinsaturados y poliinsaturados, adecuada proporción de hidratos de carbono y alto contenido en fibra, frutas y verduras.

Así, los objetivos del curso Últimos avances en el tratamiento del síndrome metabólico se centran en conocer las claves fisiopatológicas para el desarrollo de la resistencia a la insulina y la diabetes; exponer y debatir los beneficios de la dieta mediterránea y del consumo de micronutrientes; establecer pautas nutricionales para el tratamiento de la hipertensión arterial; conocer las alteraciones metabólicas asociadas a los desórdenes en la microbiota y a la obesidad infantil; identificar los desequilibrios nutricionales en la madre gestante que condicionan el desarrollo de este síndrome; análisis de los beneficios que se obtienen a través del ejercicio en pacientes adultos que padecen síndrome metabólico; y reflexionar sobre pautas de hidratación para la mejora de la diabesidad y el consumo de bebidas fermentadas en la enfermedad cardiovascular.