La Real Federación Española de Caza se muestra muy satisfecha con la decisión tomada por la Unión Europea (UE) de prohibir el envío de jabalíes silvestres desde cualquier Estado miembro hacia el resto de Estados miembros y hacia terceros países, para controlar la propagación de la peste porcina africana (PPA).

La RFEC aplaude la prohibición del envío de jabalíes silvestres entre países de la UE para controlar el avance de la PPA
Europa modifica las medidas de control zoosanitarias relativas a la peste porcina africana

Además, la Unión Europea ha dispuesto que en Chequia, Estonia, Hungría, Letonia, Lituania y Polonia, al haber sufrido brotes de PPA, se prohíba el envío de partidas de carne fresca de jabalíes y de preparados de carne y productos cárnicos hechos de esa carne cuando proceda de las zonas afectadas.

Consciente de las graves consecuencias que acarrearía la aparición de un brote de PPA en España, la RFEC ya exigió el pasado mes de abril a la Comisión Europea que prohibiera el movimiento comercial de jabalíes silvestres en Europa mientras siga existiendo este riesgo sanitario.

Igualmente, desde la Federación se pidió a organizadores de cacerías y a los cotos de caza que realizaran un ejercicio de responsabilidad para impedir que el virus llegara a nuestro territorio a través de la importación de jabalíes europeos infectados, e instó al sector cinegético a denunciar cualquier práctica de importación irregular de la que se tuviera conocimiento.

Fuentes del MAPAMA han afirmado que para España “los jabalíes silvestres suponen un riesgo para la entrada de esta enfermedad”, cifrando la importación desde países del Este en unos 1.000 a 2.000 ejemplares anuales. Así, el establecimiento de estas medidas preventivas “nos garantiza que no van a venir este tipo de animales, eliminando el riesgo que supone para España el traer jabalíes silvestres procedentes de zonas con riesgo”, señalan desde el Ministerio.

“El cambio de las medidas de control sobre la PPA ha sido muy bien recibido por el sector cinegético, pues conoce las dramáticas consecuencias que sufriríamos tanto en la industria porcina como en actividad cinegética si llegara a España este virus”, ha asegurado Ángel López Maraver, presidente de la RFEC.