Los vecinos y vecinas de Villar de la Encina ha decidido que la plaza de toros de la localidad lleve el nombre de su alcalde, Santiago Vieco, y este miércoles han descubierto la placa que dejará testimonio de ello.

La Plaza de Toros de Villar de la Encima llevará el nombre de su alcalde, Santiago Vieco, por decisión de los vecinos
 Santiago Vieco, alcalde de Villar de la Encina desde 1991, impulsó este proyecto por el sistema de prestación personal, es decir que fueron los vecinos y vecinas quienes levantaron la plaza de toros municipal con su trabajo y esfuerzo

El delegado provincial de la Junta, Ángel Tomás Godoy, ha querido asistir a este sencillo pero emotivo acto, organizado por las asociaciones y peñas del municipio coincidiendo con las fiestas patronales en honor a San Roque.

Godoy ha recordado que uno de los primeros proyectos que puso en marcha Santiago Vieco cuando llegó a la Alcaldía de Villar de la Encina en 1991 fue la construcción de una plaza de toros por el sistema de prestación personal, lo que significa que fueron los vecinos y vecinas los que, poco a poco, la levantaron con su trabajo y esfuerzo. De ahí que en la placa descubierta hoy, obra del escultor conquense Tomás Bux, también recuerde a todas las personas que tomaron parte en la obra.

“Esta plaza de todos es una muestra de la unidad de todos los habitantes de Villar de la Encina, a los que hay que felicitar por haber sido capaces de sacar adelante este trabajo conjunto; de la misma manera que hay que darle la enhorabuena a Santiago Vieco por haber logrado, no sólo la confianza de sus vecinos como alcalde, sino también su aprecio y consideración”, ha declarado Godoy.

El representante del Gobierno de Castilla-La Mancha en la provincia de Cuenca también ha destacado que se trate de un reconocimiento a iniciativa del pueblo hacia un cargo público en activo y en un momento en el que la política está tan denostada. Circunstancia ésta que le ha llevado a afirmar que Vieco “es un ejemplo de dignidad para todos los que en estos momentos nos dedicamos a la política”.

Para terminar, el delegado de la Junta ha querido poner en valor la labor de los alcaldes y alcaldesas de los municipios más pequeños de nuestro territorio, ya que “son personas que se comprometen con el futuro y el bienestar de sus pueblos a cambio de nada y que desarrollan una labor muy dura y exigente que tienen que compaginar con su vida profesional, familiar y personal, pues la mayoría de ellos no perciben remuneración alguna”.

Este año se cumplen 25 años de la inauguración de la Plaza de Toros de Villar de la Encina cuya construcción, en piedra y cemento, comenzó en 1991. Ese año los voluntarios levantaron el ruedo y los toriles. En los años sucesivos se construyeron las gradas y en 1993 se concluyeron los trabajos.