La Guardia Civil de Guadalajara ha denunciado en la última semana a 42 personas de nacionalidad rumana, búlgara y marroquí, e incautado más de cuatro toneladas de níscalos con los que comerciaban sin autorización y vulnerando las leyes sanitarias.