El castillo de Torija, sede del Centro de Interpretación Turística de la provincia de Guadalajara, propiedad de la Diputación, ha habilitado un nuevo espacio temático dedicado al Geoparque de la Comarca de Molina – Alto Tajo. Se trata, tal y como ha informado el diputado delegado de Turismo, Jesús Parra, de “un espacio museográfico dedicado en exclusiva a uno de los grandes tesoros de la biodiversidad en nue

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

stra provincia” y que “se une al que habilitamos hace escasos días dedicado al Camino del Cid”.

De esta forma, este nuevo conjunto expositivo ya se puede visitar en la primera planta del castillo en el área de Patrimonio Natural y Fauna Autóctona de Guadalajara, compuesto por un gran mural en pintura acrílica, de 2 x 2,40 metros, que reproduce varios parajes característicos del Alto Tajo, tales como un rincón del curso del río a su paso por el término de Zaorejas o una panorámica de los roquedales de arenisca roja del Barranco de la Hoz.

Esto sirve de fondo a la recreación de un terreno sobre el que figura una muestra de la variada avifauna del Geoparque, con diversos ejemplares naturalizados de las especies de aves rapaces más comunes de la Comarca, como el buitre leonado, el alimoche o el búho, y de otras aves menores como la ganga ibérica estando igualmente representado uno de los mamíferos más singulares del Alto Tajo como es el tejón, pertenecientes todos ellos a los fondos del Museo de Molina de Aragón, entidad que ha colaborado en la materialización de este nuevo proyecto museográfico.

“El Geoparque de Molina-Alto Tajo es un recurso exclusivo que ofrece unas perspectivas turísticas y culturales que suponen un esperanzador instrumento dinamizador de la economía de la zona”, ha dicho Parra, incidiendo en “el apoyo de la Diputación tanto para la consecución de la declaración como ahora para su impulso a través de un convenio de colaboración y diversas iniciativas de promoción como esta en el Centro de Interpretación Turística”.

“El nuevo espacio expositivo es un conjunto de enorme realismo y gran impacto visual, que trata de activar de forma inmediata la capacidad de atención del visitante, teniendo igualmente un importante contenido pedagógico, no en vano es muy significativo el destacado número de centros escolares que habitualmente visitan el Castillo de Torija”, ha manifestado el diputado responsable de Turismo, quien ha querido agradecer al Museo de Molina su colaboración, con quien la Diputación, mantiene también un convenio, así como a los trabajadores del Servicio de Turismo de la Diputación.

Apoyo incondicional de la Diputación al Geoparque

Cabe recordar que en el mes de septiembre de 2014, en el curso de la VI Conferencia Internacional de Geoparques, celebrada en Canadá bajo el auspicio de la UNESCO, se aprobó la incorporación de la Comarca de Molina – Alto Tajo como nuevo miembro de la Red Global de Geoparques, corroborando de esta manera su ya integración, efectuada en el mes de marzo de ese mismo año, en la Red Europea de Geoparques. De esta forma, se ponía punto final a un largo proceso iniciado en el año 2006, fecha en la que la candidatura de la Comarca de Molina – Alto Tajo puso en marcha un ambicioso e ilusionante proyecto en busca de su reconocimiento internacional como nuevo Geoparque mundial.

En este dilatado periodo, tal y como se ha apuntado, el Geoparque siempre ha contado con el apoyo incondicional de la Diputación de Guadalajara, y así ha quedado nuevamente de manifiesto en la reunión celebrada días pasados en Madrid por el Comité Científico  del Geoparque donde la diputada delegada de Medio Ambiente y Desarrollo Rural, Lucía Enjuto, enfatizó en el compromiso de la Institución Provincial con el desarrollo sostenible de la comarca molinesa en los ámbitos geológico, medioambiental y turístico.

El Geoparque Global de la UNESCO de la Comarca de Molina de Aragón-Alto Tajo es el primero y único en ser reconocido en Castilla-La Mancha y el más grande de España, con más de 4.300 kilómetros cuadrados de extensión y 77 núcleos de población. Este territorio destaca por su gran geodiversidad y por la espectacularidad de sus paisajes que denotan los más de 650 millones de años que han originado una increíble historia geológica a través de parajes como los cañones de los ríos Tajo y Gallo, el río de bloques de piedra de Orea, el dropstone y el yacimiento de graptolitos del yacimiento de La Tejera, en Checa, el Monumento Natural de la Sierra de Caldereros, el Valle del Mesa o el bosque fósil de la Sierra de Aragoncillo, entre otros muchos.