La Diputación Provincial de Cuenca rechaza la petición por escrito de la Junta de Comunidades de Castilla-La Mancha de rescindir el convenio suscrito en julio de 2005 entre ambas instituciones para la construcción de las residencias de Priego, Cañete y Beteta. Y es que, tal y como ha señalado el presidente de la Diputación, Benjamín Prieto, “acceder a dicha rescisión conllevaría no concluir las obras de construcción de la residencia de mayores de Beteta, algo que la Diputación intentará impedir, porque consideramos que se trata de un recurso asistencial fundamental para esta zona de La Serranía de Cuenca”. Así se lo ha trasladado al alcalde de Beteta, Abel Cava, durante el encuentro mantenido recientemente en el Palacio Provincial.

Le ha explicado al primer edil que en la primera quincena del mes de febrero se recibió en la Diputación un escrito de la Consejería de Bienestar Social del Gobierno de Castilla-La Mancha solicitando la rescisión de este convenio, que, tras tres adendas, contemplaba una inversión de 14 millones de euros para la construcción de las citadas residencias, si bien la de Beteta continúa inconclusa, mientras la Diputación sigue trabajando desde hace más de cuatro años en el plano jurídico para defender los intereses públicos y, de esta manera, en busca de una solución a este problema.

La Diputación, tal y como le ha trasladado Prieto a Cava, va a responder negativamente a esta petición de rescisión del convenio, porque, según ha dicho, “mantenemos la voluntad de hacer todo lo posible para que se concluyan las obras de construcción de esta residencia de mayores, no solo por la importancia que tiene para los habitantes de la zona, sino también porque de lo contrario sería como tirar a la basura los más de 6 millones de euros invertidos hasta ahora en esas obras”.

En este sentido, ha lamentado la postura de la Junta de Comunidades en esta cuestión, calificándola de “paso preocupante”, puesto que, según ha remarcado, “a diferencia de lo que ha venido demostrado desde la firma del convenio hace más de diez años, ahora adopta una actitud que cambia, y mucho, las cosas de cómo se enfocó este convenio, generando un grave perjuicio para la conclusión de las obras y, sobre todo, mucha incertidumbre”.
Ante esta actitud, Prieto ha remarcado la clara apuesta de la Diputación por finalizar las obras de la residencia de mayores de Beteta, a la vez que ha lamentado el conflicto jurídico con la empresa adjudicataria, pero ha puntualizado que “nos hemos mantenido firmes en este proceso, siempre defendiendo la continuidad de la obra y, por su puesto, siempre apostando por que esta residencia sea un recurso más no solo para Beteta, sino también para La Serranía y para la provincia de Cuenca”.