La Banda de Música de la Diputación de Guadalajara ofreció un animado Concierto de Otoño el pasado sábado en la Casa la Cultura de Cabanillas con un programa fundamentalmente de música española.

La Banda de la Diputación ofreció un animado concierto en Cabanillas
• Gran interpretación de un programa con mayoría de compositores españoles culminado con “Los nardos” del maestro Alonso

Bajo la dirección de Nuria Matamala, la Banda de Música de la Diputación abrió el concierto con un animado pasacalles de un joven compositor como el valenciano Ferrán Ferrer (1980) habitual en las últimas actuaciones como preludio de la “Fantasía folclórica” de otro compositor aún más joven como el zamorano de Toro David Rivas (1980) que hace un homenaje a la flauta pastoril de tres agujeros que será protagonista en próximas actuaciones de la Banda con Mª Gloria Esteban (flauta) como solista. Y tras este trepidante comienzo, la Banda serenó el ritmo para ofrecer una magnífica interpretación de la “Danza del fuego”, una obra perteneciente a “El amor brujo” que compuso Manuel de Falla pensando en Pastora Imperio a la que siguieron una de las pocas concesiones a autores extranjeros en el programa como el  “Romance Op 36” polifacético Saint-Saëns para  trompa y orquesta con José Villaverde Herráiz (trompa) como solista, y el “Concierto para saxo alto” compuesta en 1956 por el inglés Ronald Binge con una sobresaliente interpretación de Francisco Aguilar (saxo alto) como solista; completando este bloque más pausado, la conocidísima “Granada” del mejicano Agustín Lara, una dulce canción muchas veces versionada por casi todos los grandes del género, nuevamente con Mª Gloria Esteban (flauta) como solista, que además acompañaría a las otras dos obras que completaron el Concierto.

Sin solución de continuidad en este concierto, la Banda ofreció una especie de tercera parte de un programa sin pausa con el ritmo del pasodoble “Campanera” compuesto por el aragonés Genaro Monreal junto a Naranjo y Murillo que fue popularizado gracias a Joselito en su etapa de niño prodigio, para concluir con otro pasodoble, quizá el  más conocido de los denominados toreros como “Francisco Alegre” del trío Quintero, León y Quiroga para que lo cantase Juanita Reina pero fue con la interpretación de Juanita en la película “La Lola se va a los puertos” de 1947 en el que se narran las pasiones despertadas por el torero homónimo.

En respuesta a los aplausos del numeroso público asistente al Concierto, la Banda ofreció como “propina” otra obra de su amplísimo repertorio, naturalmente de música española para no desafinar con el tono general, como el conocidísimo “Los Nardos” de la revista musical “Las Leandras” compuesto por el granadino Francisco Alonso durante su etapa madrileña para que fuese interpretado por Celia Gámez, una pieza que ya interpretaron el pasado mes de febrero en Brihuega en una actuación conjunta con la Banda de la localidad en uno de los actos de celebración de su 50 Aniversario.