La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH) ha recibido una notificación, del organismo de gestión tributaria del ayuntamiento de Guadalajara, por la que se le reclama el pago de tasas por la exhumación de Timoteo Mendieta y otros 27 cuerpos de personas asesinadas por la represión franquista que van a iniciar un proceso de estudio e identificación genética.

La ARMH estudia no pagar los 2.057 euros que le cobra el ayuntamiento de Guadalajara por exhumar a Timoteo MendietaLa cantidad total que el Ayuntamiento pretende cobrar a la asociación es de 2.057 euros, pero el colectivo estudia llevar a cabo acciones judiciales contra los responsables de la decisión municipal, porque el pleno del pasado 30 de diciembre, aprobó por mayoría una propuesta de Ahora Guadalajara, respaldada por los votos del PSOE y Ciudadanos, que tenía por objeto la eliminación de la tasa para casos de exhumaciones e inhumaciones relacionadas con los represaliados de la dictadura franquista. El texto de la moción aprobada dice así:

Que el Ayuntamiento de Guadalajara proceda a modificar la Ordenanza Fiscal Reguladora de la Tasa por Prestación de los Servicios del Cementerio Municipal, para incluir una nueva exención en el artículo 6, en el sentido de que gozarán de exención tanto las exhumaciones como las posteriores inhumaciones de los restos de las víctimas de la represión franquista.

La tasa que el ayuntamiento pretende cobrar se aplica a las empresas funerarias que llevan a cabo actividades en los cementerios, por las que cobran dinero a las familias que se las solicitan. En el caso de la segunda exhumación de Timoteo Mendieta, la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica la ha llevado a cabo dentro de un proceso judicial, puesto que la búsqueda del sindicalista de Sacedón, padre de Ascensión Mendieta, había sido reclamada por la jueza María Servini de Cubría, que desde abril de 2010 lleva a cabo una investigación de los crímenes de la dictadura franquista en aplicación del principio de justicia universal. El juzgado de Guadalajara ha atendido el exhorto de la jueza argentina y tutelado los trabajo de exhumación de la fosa y ningún familiar de las personas exhumadas ha tenido que abonar un solo céntimo de euro por los trabajos de exhumación e identificación.

A pesar de tratarse de un proceso judicial, la ARMH se ha responsabilizado de todos los gasto que ha conllevado la exhumación, el material, el alojamiento y la manutención del equipo de voluntarios que ha trabajado durante más de veinte días en el cementerio de Guadalajara y lo hará con las pruebas de ADN que pueden llegar a identificar científicamente un total de 30 personas asesinadas por las fuerzas franquistas. La ARMH lleva a cabo este tipo de actuaciones con los recursos que le proporcionan sus socios y socias, algunas donaciones como la del sindicato noruego que visitó la exhumación y al trabajo de los numerosos voluntarios de diferentes nacionalidades que participan en sus trabajos. El colectivo, que fundó hace diecisiete años a raíz de la primera exhumación científica de civiles asesinados por la represión franquista no recibe un solo euro de una administración pública para las labores de exhumación e identificación.