Javier Villaverde interpretó un recital de guitarra en la Ermita de San Roque de Sigüenza en el que recorrió algunos de los clásicos inmortales de la guitarra española. Como en el concierto del viernes pasado, que también tenía lugar allí mismo, en el de este fin de semana, tampoco cabía un alfiler. El guitarrista llenó la ermita, como también lo había hecho acompañado por la cantante seguntina Mari Hernando, en aquella ocasión en la formación ‘De a dos’.  El concierto lo convocaba la Asociación de Violería y Organología Instrumental Romanillos-Harris, con la colaboración del Ayuntamiento de Sigüenza.