Tras las coplas al Apóstol Amado casi al final de la calle Mayor de Huete, la procesión enfila la calle Mamerto Alique en busca de la de San Esteban que nos deja en la Plaza de la Merced. Los Juanistas saben que, tras la misa, tendrán que decirle adiós y, eso, empieza a doler.

Vídeo

Fotograma del vídeo