Pastrana celebra en los primeros días de enero dos fiestas locales, entrañables ambas, que personalizan con la inconfundible forma de hacer de Pastrana y con el soniquete de la dulzaina y el tamboril los primeros días del año.