La detección precoz y la prevención son factores claves en el tratamiento de la úlcera del pie diabético, según han asegurado los facultativos especialistas en Endocrinología y Cirugía Vascular que han abordado la detección, el tratamiento y el seguimiento de esta patología en Sesión Clínica celebrada en el salón de actos del Hospital Virgen de la Luz de Cuenca.

Endocrinos y cirujanos vasculares destacan en Cuenca la importancia de la prevención y el diagnóstico precoz en la atención del pie diabético
 Los doctores Mubbarack Alramadan, Aida González y Rosario Jiménez han subrayado la necesidad de un trabajo coordinado y multidisciplinar para la atención a las úlceras del pie diabético

El doctor Mubbarack Alramadan, facultativo del Servicio de Endocrinología, junto con las doctoras Aida González y Rosario Jiménez,  especialistas de Cirugía Vascular, han destacado la importancia de realizar un trabajo coordinado, en equipo y multidisciplinar para la atención a las úlceras del pie diabético, así como la necesidad de una buena educación sanitaria del paciente.

Según ha indicado el doctor Alramadan, es fundamental la detección precoz y la prevención desde los equipos de Atención Primaria, tanto por los médicos de Familia como por parte de los profesionales de Enfermería, con la realización de cribados sobre neuropatía diabética y la exploración de los pies y de las posibles lesiones. Y ha añadido que si es necesario se debe derivar al paciente tanto a Cirugía Vascular como a Endocrinología para evitar los riesgos de una amputación, con la repercusión que ello tiene para el enfermo y su entorno.

En este mismo sentido se expresaba la doctora González, cirujana vascular del Hospital Virgen de la Luz, que indicó que lo más importante es que este tipo de pacientes no lleguen nunca a Cirugía Vascular porque se ha actuado bien en la prevención y en la detección precoz y ha destacado la importancia de implicar a la Enfermería.

“Cuando el paciente llega a nosotros –ha señalado- lo que intentamos siempre es ser lo más conservadores posibles y preservar la extremidad todo lo que se pueda, pero debe conocerse que siempre que un paciente diabético presenta una úlcera los riesgos de perder la extremidad son muy altos y esto deben conocerlo desde el primer momento los pacientes y sobre todo concienciarles de la importancia de extremar los cuidados. Nuestro objetivo es intentar evitar las amputaciones al cien por cien pero a veces eso es imposible, por ello es importante involucrar al paciente en sus propios cuidados”.

Asimismo, la doctora Jiménez ha defendido durante la Sesión, en la que participan profesionales de todo el área de Salud de Cuenca bien de forma presencial o a través de conexión remota desde los Centros de Salud,  la importancia de llevar a cabo un manejo agresivo de las infecciones en este tipo de pacientes para evitar que afecten a la enfermedad.

Por último, los especialistas indicaron que aunque en el área de Salud todavía no existe una Unidad de Pie Diabético, al tratarse de un centro sanitario de menor tamaño el abordaje multidisciplinar es posible en Cuenca por la estrecha relación que mantienen todos los profesionales tanto del Hospital como de Atención Primaria.