El PP denuncia el estado lamentable del transporte sanitario de Castilla-La Mancha y el riesgo que supone para los pacientes
Indica que las ambulancias tienen las ruedas desgastadas, están atadas con vendas, las puertas están rotas, a los trabajadores se les paga mal y tarde y que las bases tienen un estado precario porque no se pagan los alquileres

El portavoz adjunto del Grupo Parlamentario Popular en las Cortes regionales, Lorenzo Robisco, ha denunciado hoy el lamentable estado del transporte sanitario de Castilla-La Mancha y el grave riesgo que supone para los pacientes que tienen que ser trasladados en ambulancia.

Robisco ha lamentado la situación alarmante del transporte sanitario de Castilla-La Mancha ante las graves deficiencias de las ambulancias de la región. Así, ha indicado que Page sigue sin dar solución a este grave problema que supone “poner en riesgo la vida de los pacientes de Castilla-La Mancha”.

El dirigente popular se ha referido a la situación precaria de las ambulancias de la región, especialmente las de la provincia Ciudad Real y Guadalajara, por culpa de los contratos deficitarios e irregulares que ha adjudicado Page.

Pacientes que tienen que soportar hasta 34 grados en el interior de las ambulancias

De esta manera, ha denunciado que las ambulancias tienen las ruedas desgastadas, las ambulancias están atadas con vendas, los enfermos “dan saltos en las camillas”, las puertas no se abren, a los trabajadores se les paga mal y tarde y las bases tienen un estado precario porque no pagan los alquileres.
Así, ha indicado que los pacientes tienen que soportar temperaturas de hasta 32 y 34 grados en el interior de las ambulancias, ratas en algunas bases, motores sujetados con plásticos, camillas en pésimas condiciones, y ruedas rajadas.

También, ha asegurado que muchas de las ambulancias no tienen la ITV, que a los trabajadores no se les paga el menú durante el horario laboral y que en algunas bases los empleados se han tenido que marchar por problemas de humedades.

Robisco también ha mostrado su preocupación por la situación que atraviesan los trabajadores del transporte sanitario que tienen contratos en prácticas – tratándose de un posible fraude de ley- y que no cumplen la normativa europea, el estatuto de los trabajadores ni los derechos fundamentales que ampara la Constitución Española.

Así, ha afirmado que los trabajadores apenas cobran los 800 euros mensuales y, en algunos casos, son ellos mismos los que tienen que pagar el alquiler de las bases o prestar su trabajo desde casa; algunos trabajadores hacen hasta 86 horas a la semana, 4.380 horas al año.