La primera de las denuncias formuladas por el líder popular deriva de la implicación del Equipo de Gobierno en el espionaje a un policía local de la localidad, que hace unas semanas reconoció haber contratado a un detective privado para el seguimiento del funcionario.  Contratación que desde el PP aloverano tildan de “chapucera, impresentable y torpe” por la forma en que se llevó a cabo y la manera en la que se ejecutó. “El calificativo de chapucero lo adjudicamos en base a la fórmula elegida por la señora alcaldesa para efectuar la contratación, que consistió en llamar a varias empresas de detectives privados y contratar la oferta más barata: 1.250 euros más IVA. Eso es lo que nos costará a los vecinos los servicios del detective por una semana de seguimiento al trabajador municipal”, ha indicado Juan Carlos Martín.

En este punto, el presidente popular ha recordado que el detective fue sorprendido in fraganti por el agente de la policía local debajo de su vehículo manipulando una caja, que parece ser era el GPS que llevó una semana en los bajos de su coche. La operación se llevó a cabo en un parking público de la capital, muy cerca del cuartel de la Policía Local de Guadalajara y en medio de una situación de alerta 4 por ataques yihadistas. “Sin duda -ha subrayado Martín- peor imposible”.

También ha criticado el líder de los populares aloveranos la arbitrariedad de la decisión adoptada por Purificación Tortuero de forma unilateral, sin consultar con el resto de grupos a pesar de que Alternativa Alovera está gobernando en minoría y tiene la misma representación que el PP: 5 concejales.

“Estamos además ante una torpe decisión, porque desde el Partido Popular creemos que no compete a un Ayuntamiento iniciar acciones de este tipo, ya que el control de las bajas corresponde a la mutua de trabajo. Y decimos impresentable porque cuando pedimos explicaciones a la alcaldesa por este insólito caso nos responde que si tomó la decisión fue porque se lo aconsejó la Mutua, algo totalmente surrealista y de muy dudosa credibilidad”, enfatiza el portavoz del PP en el Ayuntamiento de Alovera.

Por todo ello, el PP considera que este caso constituye “un hecho de una gravedad sin precedentes y supone la enésima evidencia de la forma de gobernar de la señora Purificación Tortuero, a la que no le importa sobrepasar límites que deberían ser infranqueables cuando se trata de salirse con la suya. Asimismo, supone un uso incorrecto del dinero público y la vulneración del artículo 18 de la Constitución cuando dice que cualquier persona debe tener garantizado el derecho al honor, a la intimidad personal y familiar y a la propia imagen. Algo que en el caso del policía local espiado no se ha respetado”.

Sin respuestas

La segunda de las denuncias hecha pública en rueda de prensa se basa en “el incumplimiento sistemático del reglamento que rige el funcionamiento del Pleno por parte de la alcaldesa de Alovera, que no cesa de saltarse a la torera reglas básicas del ‘juego democrático’ y ningunea de forma descarada y continuada al resto de miembros de la Corporación municipal”. En concreto, Juan Carlos Martín se ha referido a las constantes negativas de la señora Tortuero a contestar a las preguntas que la oposición le formula sesión tras sesión, aun cuando este reglamento dice taxativamente que “las preguntas planteadas oralmente en el transcurso de una sesión serán generalmente contestadas por su destinatario en la sesión siguiente y las  preguntas formuladas por escrito con veinticuatro horas de antelación, serán contestadas ordinariamente en la sesión”.

“Pues bien, Purificación Tortuero exhibe Pleno tras Pleno su prepotencia, insolencia, arrogancia y soberbia típicas negándose a contestar preguntas que pueden ponerle en algún aprieto, y limitándose a responder con ironías y sarcasmos a las inquietudes que le plantean grupos políticos y vecinos”. Martín ha agregado que la actitud que mantiene la alcaldesa supone “un verdadero insulto a la inteligencia y una conducta totalmente impropia de un representante público, que jamás debería olvidar que representa y se debe a su pueblo”. El líder popular ha añadido que “comportamientos así dejan clara la catadura y escasa altura política de la señora Tortuero que, lejos de aprender de sus errores, mantiene imperturbable su posición de despotismo y superioridad”. Por último ha advertido de que, en caso de no rectificar su actitud, el PP se plantea llevar a cabo las acciones legales necesarias para que Tortuero cese de eludir su responsabilidad y el deber de responder a las demandas de políticos y ciudadanos.

El “desprecio” de la alcaldesa

A preguntas de los periodistas presentes en la comparecencia de prensa, Juan Carlos Martín se ha referido a la situación que mantiene el Ayuntamiento de Alovera ante la incapacidad de su alcaldesa de alcanzar acuerdos políticos para desbloquear el asunto de las liberaciones.

El presidente del PP ha insistido en que la voluntad de su grupo siempre ha sido la de “sumar y colaborar” a la hora de lograr un Gobierno estable que defienda los intereses de los aloveranos, “sin pedir nada a cambio, ni sillones ni liberaciones”. “Únicamente solicitamos contar con un representante en la Mancomunidad de Aguas del Sorbe (MAS), a lo que la señora Tortuero nos contestó que ese órgano se lo había ofrecido a Ciudadanos, como también ofreció tras nuestra reunión una liberación al PSOE y otra a C’s. Una verdadera puñalada por la espalda que recrudece la campaña de desprecios que sufre el PP por parte de Alternativa Alovera”, lamenta Juan Carlos Martín.